El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

lunes, 1 de marzo de 2010

Iglesias de Toro

EL VENDAVAL OBLIGA A CERRAR AL TURISMO LA COLEGIATA
El párroco informará a Patrimonio de los daños en la mayoría de las iglesias de la ciudad, entre ellas San Julián
M. J. Cachazo

Las fuertes rachas de viento registradas en los últimos días han ocasionado importantes daños en la práctica totalidad de las iglesias de Toro. Las más afectadas son Santo Tomás Cantuariense, San Julián de los Caballeros y la Colegiata, que tuvo que ser cerrada al turismo para evitar posibles incidentes, según explicó ayer el párroco local, Roberto Castaño.
Lo que más preocupante es la situación de San Julián de los Caballeros, «que está forrada de pizarra y tiene arriba una especie de chapitel forrado de forma metálica». La estructura es de madera y, según Castaño, «por la forma de moverse de un lado a otro», es posible que el viento la haya partido, por lo que pondrá en conocimiento del Servicio Territorial de Cultura de la Junta la situación de esta torre, «porque tal vez necesitemos que manden a los técnicos de Patrimonio para que realicen una valoración, porque da miedo».
En este templo, además, las fuertes rachas de viento propiciaron la caída de gran cantidad de tejas de pizarra, hasta el punto que se ven agujeros en el techo del campanario.
En el caso de La Colegiata, indicó el párroco, el vendaval afectó, sobre todo, a las cubiertas de la zona del pórtico y de las naves, y también provocó la rotura de algunos ventanales de dos de los rosetones del templo. Los cristales cayeron hacia dentro, lo que motivó que la Colegiata fuera cerrada al turismo sobre las cinco de la tarde del sábado para evitar que algún visitante pudiera resultar herido. Además, algunos ventanales están partidos y sueltos.
Otra de las iglesias afectadas es Santo Tomás Cantuariense, donde «el tejado está completamente descolocado y no hay una teja en su sitio». Si en los próximos días reaparecen las lluvias, tanto esta iglesia como otras de la ciudad «se llenarán de goteras».
Castaño pondrá esta situación en conocimiento de las distintas Administraciones, «de las que esperamos colaboración y ayuda», ya que «con los propios medios de las parroquias, es imposible hacer frente a los destrozos que ha provocado el vendaval».
Según recalcó Castaño, las parroquias de Toro llevan años realizando un importante esfuerzo para mantener los templos, «pero hay una parte importante del patrimonio a cuyo mantenimiento, por las características de la inversión que se precisan, las parroquias no pueden hacer frente».
Como ejemplo, Castaño destacó que la inversión necesaria para arreglar todas las cubiertas de la iglesia de la Santísima Trinidad ronda los 360.000 euros, cantidad que «se escapa a las posibilidades de las parroquias».
Sin respuesta
Castaño ha intentado ya recabar financiación de distintas instituciones, como la Fundación del Patrimonio Histórico, «pero ninguna ha respondido, y ahí está la dificultad, ya que las parroquias no pueden hacer frente a estos gastos». De hecho, todavía se están pagando los nuevos salones parroquiales».
Castaño matizó, no obstante, que «no sería justo decir que hay una situación de abandono total» ya que, en casos como el de La Colegiata, «estamos viendo que la Junta está invirtiendo una cantidad considerable». Sin embargo, «necesitaríamos mucho más, dadas las características de la ciudad y del patrimonio que hay».
Foto: Iglesia de San Julián de los Caballeros (Toro).

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal