El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 17 de febrero de 2008

Castillo de Alba (3)

LA JUNTA ADVIERTE DEL ESTADO DE RUINA DEL CASTILLO DE ALBA Y PIDE LA RESTRICCIÓN DEL ACCESO
La Comisión Territorial de Patrimonio solicita al Registro de la Propiedad el nombre del dueño de la fortaleza fronteriza, que es Bien de Interés Cultural desde abril de 1949

Chany Sebastian
La Opinión de Zamora, 17 febrero 20o8

La Ponencia Técnica de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León acordó por mayoría de los votos, sin ninguno en contra, solicitar en el Registro de la Propiedad el nombre del titular actual del Castillo de Alba de Aliste.
Asimismo ha considerado correcta la solicitud de la asociación para la defensa del paisaje "El Cigüeñal" que pedía la prohibición del acceso al recinto, la limpieza y consolidación de elementos de la muralla y la señalización del monumento, lo cual se dejó pendiente de resolución.
El Servicio Territorial de Cultura y Turismo de la Junta a través de Elvira Fernández Barrio ha requerido al Ayuntamiento de Losacino, donde se ubica, la colocación de un cartel advirtiendo del peligro de acceso al recinto.
El Castillo de Alba de Aliste es considerado Bien de Interés Cultural en virtud del Decreto de 22 de abril de 1949 sobre protección de castillos españoles y de conformidad a la ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León cualquier proyecto de actuación necesitará la autorización de la comisión Territorial de Patrimonio Cultural. La duda estriba en saber quien es a día de el hoy dueño del castillo.
El rey Enrique IV otorgaba en Arévalo, el 8 de agosto de 1459, el título de Conde de Alba de Aliste a Enrique Enríquez de Guzmán y sus sucesores con lo cual la fortaleza quedaría desde entonces unida a los dueños del condado y señorío que llegó a formar parte de la Grandeza de España de Primera Clase, integrando a quince lugares, entre ellos, Bermillo, Carbajales, El Castillo, Domez, Losacio, Losacino, Manzanal, Marquiz, Navianos, Ricobayo, Samir , Vegalatrave, Vide y Videmala.
La gloria del Condado supuso la decadencia del castillo pues los condes, ricos y poderosos, prefirieron para vivir las dos viviendas que se construyeron en Zamora capital, en San Frontis y su palacio hoy reconvertido en Parado Nacional de Turismo e incluso residieron más de una vez en la misma Corte Real. La sucesión en el Condado de Alba de Aliste no fue fácil pues varios de los condes murieron sin descendencia.
El último título de sucesión del siglo XX fue concedido en 1951 a María Concepción Martorel y Castillejo casada con Luis Villamata Emanueli, los cuales hacían el número diecisiete y sustituían a Mariano Téllez Girón y Fernández de Velasco nacido el 8 de septiembre de 1808. Durante años se ha creído que el dueño de castillo es el Ayuntamiento. Dado su estado de ruina y su bajo presupuesto, de serlo, podría convertirse en una insoportable carga, inasumible, para el municipio que agrupa a Losacino, El Castillo, Muga y Vide.
Posesión en 1206 de Fernando III y morada de los templarios de 1220 a 1312
La construcción del Castillo de Alba de Aliste actual se remonta al reinado del Fernando II de León o sea entre 1157 y 1188, sobreviviendo 820 años, con lo cual está claro que no fue levantado en la reconquista sino como defensa de las fronteras ante la aparición de reino de Portugal. Los primeros datos documentales sobre él datan de 1189 cuando el monarca zamorano Alfonso IX, hijo de Fernando II, le entregaba la fortaleza a uno de sus consejeros y personajes más influyentes de la política de la época, Pedro Fernández. Su importancia social y económica la demuestra que luego sería parte de la dote en la boda de Alfonso con Teresa, hija de Sancho I de Portugal, el 15 de febrero de 1191.
Esta unión matrimonial sería anulada por el Papa Celestino III, por incesto, al ser parientes. Alfonso casaría luego con Berenguela, hija de Alfonso VIII de Castilla y de nuevo Roma lo declaró nulo, aunque en este caso Inocencio III si legitimaba su descendencia.
De esta manera el Castillo de Alba de Aliste caía en manos del rey niño Fernando III "El Santo" el día 26 de marzo de 1206 con el Tratado de Cabreros donde sus padres rubricaban la separación matrimonial. La entrega ya comprendía varias de las poblaciones cercanas con todos su derechos.
Entre sus más fieles moradores estuvieron los caballeros templarios a quienes se les entregó el 27 de septiembre de 1220 a través de la concordia firmada por Alfonso IX en Villafáfila. Si embargo ya lo habrían habitado antes pues se trataba de una devolución: «Yo, el Señor Alfonso, Rey, restituyo por medio de este documento al Maestro y a la Orden Militar del Templo, Alba de Aliste con todos sus derechos y posesiones». En esta etapa permanecieron en él 92 años, hasta que fue suprimida la orden por el Papa Clemente V en el Concilio de Vienne.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal