El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 21 de diciembre de 2008

Románico en Segovia (1)

LAS PARROQUIAS DE SAN MILLÁN Y LA TRINIDAD RECLAMAN EL ARREGLO URGENTE DE LAS IGLESIAS
. Las goteras y el hielo deterioran los elementos arquitectónicos y acrecientan el riesgo de derrumbes
. Los consejos parroquiales solicitan la intervención de la Dirección General de Patrimonio de la Junta


Miguel Ángel López
El patrimonio histórico, utilizado con frecuencia como arma arrojadiza en las disputas entre administraciones de distinto signo político, no tiene otro color que el de las piedras y pinturas murales, cada vez más desvaído por las amenazas constantes del paso del tiempo, el frío, las humedades, la desidia... y la acción de los jóvenes con pintadas y suciedad. Abandonados a su suerte si no media la foto de los políticos, son contadas las intervenciones en los bienes patrimoniales, estén declarados o no de interés cultural. En inviernos tan fríos como el que se avecina, después de un otoño con intensas lluvias, nieve y heladas, la erosión avanza en su trabajo de zapa: las piedras sufren el desgaste y, como el otro día en la cornisa de San Clemente, se caen.
Las iglesias románicas de San Millán, San Clemente y la Trinidad son claros ejemplos. Los concejos parroquiales de ambos templos han dado la voz de alarma y se han dirigido a la Junta de Castilla y León como administración competente en materia de patrimonio. Sendos escritos dirigidos al delegado territorial, al director general de Patrimonio Cultural y a la consejera de Cultura, María José Salgueiro advierten del «preocupante y alarmante estado de conservación» de los templos.
La presencia de los bomberos el pasado viernes en San Clemente (que depende de la parroquia de San Millán) no es anecdótica. Las piedras desprendidas de la esquina de la cornisa de la fachada norte dan una idea de cómo está la iglesia del siglo XIII, que en el exterior presenta una acusada meteorización de los sillares calizos no sólo en las cornisas y canecillos, también en las columnas, en el pórtico y en todos los paramentos; en el interior, los muros calados por la humedad están abombados, con el yeso a punto de desprenderse, y las pinturas murales del ábside (un pantocrátor parecido al de San Justo y un espléndido Árbol de la Vida) apenas se perciben. La iglesia tiene en contra que todavía no ha sido declarada bien de interés cultural.


Monumento en peligro
San Millán sí está declarada monumento; cuenta con este título desde 1931 y ha tenido varias obras de conservación. Las últimas sufragadas por la Junta de Castilla y León son del 2001 (el cerramiento del atrio) y del 2003 (la restauración del retablo de Ventura Gijón para Las Edades del Hombre). Pero el deterioro del templo avanza, y los responsables de la parroquia y la delegación diocesana de Patrimonio, que realizan pequeñas intervenciones puntuales, no disponen de fondos para acometer las obras que merece esta gran iglesia del siglo XII, gemela de la Catedral de Jaca.
En la memoria remitida a la Junta, la parroquia señala que la cubierta está muy deteriorada «con múltiples goteras y recales en la techumbre» y con el riesgo de «desprendimiento de trozos de piedra de las bóvedas que pueden ocasionar desgracias personales». El mal estado del tejado, añade, ha estropeado los capiteles, canecillos y soportes, que presentan grietas y desperfectos. Las grietas también son visibles en los ábsides, por fuera y por dentro, y en las partes bajas de los muros exteriores el color de las piedras cambia porque «la humedad circunda todo el perímetro del edificio». No hace aún una semana que los responsables de la parroquia han visto unas grietas en dos de las columnas que sostienen la cubierta. Y mientras, no tienen «noticia alguna del Plan Director de la Iglesia que fue presentado en el mes de marzo del 2007».

Santísima Trinidad
No es mejor el estado de la iglesia de la Santísima Trinidad, también del siglo XII y declarada bien de interés cultural en noviembre del 2003, aunque hace tres años fueron autorizadas unas obras para consolidar la cubierta y, como advierte el consejo parroquial, «hace unos años invertimos cuarenta y dos mil euros en la torre y ya entonces nos decían que eso era un aval para que la arreglaran pronto».
Su llamada a las puertas oficiales se realizó el 7 de septiembre del 2004. Entonces presentaron a la Junta de Castilla y León «el informe previo de restauración» redactado por un arquitecto, muy completo desde el punto de vista técnico y con un amplio reportaje fotográfico. «Estos papeles duermen en algún despacho», apunta el consejo, pues «no ha habido respuesta alguna, nada de nada. Algunas palabras: pronto se hará. Lo que se ha hecho es poner unos testigos hace dos años que resaltan en varias partes de la iglesia y atrio. Ahí están para los que deseen verlos». Se ven claramente porque son blanquecinos y contrastan con el color amarillento de las piedras calizas, si bien las de la torre están ennegrecidas por la humedad.
Hace más de dos años, agrega el consejo de la parroquia de la Trinidad, «el párroco fue a Valladolid a entrevistarse con el director general de Patrimonio Cultural recibiendo de él muy buenas palabras, el delegado diocesano es testigo». Pero no hubo más palabras.
Por eso han decidido hacer un nuevo llamamiento a la Junta, al Obispado y a quien corresponda -el vicario general de la Diócesis ha llegado ha pedir ayuda para estos tres templos a Caja Segovia, pero se preguntan si «tendrá que ocurrir algo desagradable para que se actúe» en esta iglesia románica «única en Segovia en su estilo», a la vez que recuerdan que «en el presbiterio se desprendió una piedra enfrente del altar que menos mal que no estaba el pobre cura...».
En los últimos cuatro años, la parroquia de la Trinidad ha desestimado la celebración de muchas bodas «por no saber si se iba a arreglar o no la iglesia».
Es un síntoma de la patología que afecta al templo románico, semejante a la que padecen San Millán, San Clemente y otros cuya situación saldrá antes o después a la luz. Es el estado real del tan cacareado 'patrimonio histórico'.


Foto: Iglesias de San Clemente y la Trinidad (Segovia).

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal