El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

sábado, 13 de diciembre de 2008

Covarrubias

SE DESPRENDE PARTE DE LA BÓVEDA DE LA COLEGIATA

. La caída de ocho metros de nervio provoca la rotura de bancos y dos losas de antiguos enterramientos

B.G.R. / F.T. / Burgos

Clementino González apenas lleva un mes como párroco de la villa rachela y ayer, a las ocho y media de la mañana, se llevó un gran susto al entrar en la Colegiata y encontrarse con un montón de piedras en la nave central de este templo declarado Bien de Interés Cultural (BIC). En la madrugada del jueves al viernes se desprendió un nervio de la bóveda del primer tramo de la nave central, de la parte derecha, aproximadamente unos ocho metros y un adorno, rompiendo dos losas de antiguos enterramientos realizados en el templo y unos bancos. Numerosos vecinos se acercaron a lo largo de la jornada para ver los desperfectos.
La fortuna quiso que a la hora del desprendimiento no se encontrara nadie dentro de la Colegiata, el monumento más visitado de la villa rachela. Juan Álvarez Quevedo, delegado diocesano de Patrimonio, se desplazó en la tarde de ayer a Covarrubias y pudo comprobar que los daños «son más importantes de lo que en un principio se pensaba, aunque si se ataja la obra a tiempo no supondrá un gran problema». A su juicio, y a la espera de que hoy inspeccione los daños un arquitecto por encargo de la Junta, la primera intervención consistiría en «apear los dos elementos que están a un lado y otro del nervio, y después proceder a recolocar el nervio nuevamente, del mismo material que tenía, aprovechando los trozos que estén enteros y con otros nuevos».
Algunas de las piedras desprendidas, de unos 50-60 centímetros de longitud y 80 kilos de peso, se podrán aprovechar, apuntó Álvarez Quevedo, quien considera que esta intervención de urgencia «no será demasiado cara si se hace a tiempo». En principio, a pesar de que hay más zonas de humedades, parece que no existe riesgo de nuevos desprendimientos, «excepto un trozo de nervio pegado a la clave y otros dos o tres trocitos que están en la parte de debajo», apuntó.
El delegado territorial de la Junta, Jaime Mateu, tras conocer la noticia, puso en conocimiento del director general de Patrimonio de la Junta, Enrique Saiz, los hechos y acordó con el alcalde la adopción una serie medidas cautelares para evitar daños mayores.
Hoy mismo se desplazará hasta Covarrubias, por encargo de la Junta de Castilla y León, el arquitecto Félix Adrián para realizar un primer informe técnico, valorando los daños y las posibles causas del desprendimiento, y las medidas a adoptar con carácter de urgencia, señaló Mateu, quien apuntó que será necesario colocar unos andamios para retirar los extremos del nervio derrumbado. «El lunes, en base a lo que nos diga ese primer informe técnico, llamaremos a un empresa para montar el andamiaje y realizar la intervención de urgencia que se recomiende en el mismo», aseguró Mateu.
También desde un primer momento estuvo pendiente del problema el alcalde de Covarrubias, Miguel Ortiz, quien se mostró preocupado por los daños ocasionados en la iglesia, aunque se felicitó por que el suceso aconteciera cuando no había fieles ni turistas, ya que el hundimiento afectó a los primeros bancos del templo y a la zona en la que se suelen situar los turistas que realizan visitas guiadas. El primer edil recordó que la iglesia cuenta con un plan director para su restauración, aprobado hace seis años, del que se han completado dos fases de obras de un total de seis. Una de las principales actuaciones de ese plan es la recuperación de toda la cubierta, aunque hay que tener en cuenta la extensión del templo.
Ortiz señaló que los problemas de humedad son visibles en el templo y se han visto acrecentados en las últimas semanas por las persistentes lluvias caídas, lo que ha podido influir en el desprendimiento del nervio de la bóveda de la nave central. «La iglesia necesita una rehabilitación urgentísima e imagino que lo ocurrido hoy -por ayer- acelerará la actuación», comentó el regidor, quien destacó la predisposición que ha mostrado siempre la Junta de Castilla y León para solucionar y atajar futuros problemas en la Colegiata.
En principio, la intención de la Parroquia de Covarrubias es la de mantener el templo abierto tanto al culto, desplazando la zona de los oficios a uno de los laterales, como a las visitas guiadas, manteniendo acordonado y protegido el espacio afectado. No obstante, la decisión final se adoptará en función de la valoración que realice el técnico contratado por la Junta.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal