El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

lunes, 27 de noviembre de 2006

Paralización del patrimonio

LA COMUNIDAD CASTELLANO-LEONESA, A LA COLA
EN BIENES DE INTERÉS CULTURAL (BIC)
EN ESPAÑA (1)

Contra lo que se dice muchas veces, sobre todo por los dirigentes políticos de la Junta, Castilla y León no es la primera comunidad española en cuanto a riqueza patrimonial se refiere. No lo es, al menos desde el punto de vista oficial. Y eso, se contrapone a lo que se ha afirmado varias veces, que la región cuenta con el 50 % del patrimonio cultural del país. Las cifras dicen que no, que una cosa es lo que se tiene en potencia y otra muy distinta lo que está reconocido por la propia administración regional.
En efecto, si tomamos como referencia el patrimonio histórico-artístico reconocido por la propia Junta de Castilla y León como Bien de Interés Cultural, la región castellano y leonesa dista mucho de las cifras de otras comunidades autónomas españolas.
La declaración de Bien de Interés Cultural está recogida en la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español: “Gozarán de singular protección y tutela los bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español declarados de interés cultural por ministerio de esta Ley o mediante Real decreto de forma individualizada”.
Con posterioridad a 1985, las comunidades autónomas han ido desarrollando sus respectivas leyes de patrimonio cultural, una vez que han recibido las transferencias en esta materia desde el Estado.
Castilla y León aprobó su Ley de Patrimonio en 2002 y fue publicada en el BOCYL el 19 de julio de ese año. Dicha ley contempla que “los bienes más relevantes del Patrimonio Cultural de Castilla y León deberán ser declarados de interés cultural”.
Se convierten así los BIC en una aténtica “marca de calidad” para el patrimonio cultural de los diversos municipios, provincias y comunidades autónomas españolas, en un auténtico reclamo cultural para el turismo de interior.
Pues bien, Castilla y León, con ser la comunidad más extensa de todas las de España (nueve provincias y una extensión de 94.147 km2) no es la región que cuente con mayor número de BIC. En lo que se refiere a BIC inmuebles, se encuentra por detrás de comunidades como Baleares, Andalucía y Cataluña. Pero resulta más llamativo si aplicamos criterios de extensión territorial (km2) o de media provincial. En el primer caso, Castilla y León ocupa el 14º lugar en relación con las 17 comunidades autónomas (un BIC cada 56,54 km2, muy lejos de Baleares, Cataluña, Madrid, País Vasco, Cantabria, Comunidad Valenciana, Canarias, la Rioja, o Andalucía); en el segundo, Castilla y León tiene sólo una media de 185 BIC por provincia, por detrás de Baleares, Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valencia, Asturias, Cantabria, Murcia, Navarra y Aragón. Si aplicamos la media de BIC por municipio, Castilla y León ocupa el penúltimo lugar de las 17 comunidades autónomas. El lugar es muy similar si aplicamos una media de BIC por parroquia. En este caso, Castilla y León ocupa también el furgón de cola.
La administración regional ha ralentizado durante años los expedientes para la declaración de BIC. Actualmente tiene paralizados más de 165 expedientes, muchos de ellos desde hace más de veinte años.

Todo esto pone de relieve una contradicción con la política de promoción de la comunidad castellano y leonesa, basada en los valores de su patrimonio cultural de cara a la atracción del turismo de interior. Esto es, una de las potencialidades y de las señas de identidad de esta región, como es su patrimonio histórico, artístico y cultural, se está infrautilizando o, si se quiere, infravalorando por parte de la propia Junta de Castilla y León.
En atención a esta “marca de calidad” que supone la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), Castilla y León ha pasado a ocupar los últimos puestos en relación con otras comunidades autónomas.Por otro lado, dentro de los Bienes Inmuebles, las categorías de jardín histórico, paraje pintoresco y sitio histórico apenas se han desarrollado. En este sentido, Castilla y León sólo cuenta con dos jardines históricos, 6 parajes pintoresco y 7 sitios históricos.
Lo anteriormente expuesto releva no sólo que la Junta de Castilla y León tiene paralizados más de 165 expedientes, sino que el ritmo de incoación de otros nuevos ha sido extramedamente lento (poco 174 BIC de nueva incoación en 17 años (datos de 2005) de gobierno del PP en la Junta -una media de 10,23 BIC incoados al año-). Esto es, de los 1.665 BIC con que cuenta la región, el gobierno del PP sólo ha incoado el 10, 45 % de estos bienes. En algunas provincias por término medio no se ha incoado siquiera un expediente de declaración de BIC al año. Así, las provincias con menos BIC incoados durante los gobiernos del Partido Popular en la Junta son: Zamora, con 9 (0,52 por año); Ávila con 10 (0,58 por año) y Segovia con 15, (0,88 por año). Todo esto ha hecho que Castilla y León haya sido superada por buena parte de las Comunidades Autónomas *.
(Continuará)

* Datos de 2005, según la página web de la Junta de Castilla y León sobre Bienes de Interés Cultural.


Fotos: Santa María la Mayor de Ledesma; Agnus Dei de Santa María del Azogue de Benavente; Santa Marta de Tera y palacio de los Águila en Ciudad Rodrigo.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal