El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

jueves, 26 de marzo de 2009

Hallazgo en Pino (Zamora)

DESCUBIERTA UNA TABLA DE BRONCE ROMANA
Las prospecciones de investigadores del CSIC en los asentamientos mineros de la zona de El Picón sacan a la luz un "pacto de hospitalidad" del año 27 después de Cristo

Las prospecciones arqueológicas que se llevan a cabo en la zona minera de Pino del Oro han sacado a la luz el hallazgo de una tabla de hospitalidad romana, datada en el año 27 después de Cristo que abre vías interesantes para futuras investigaciones en torno a los sistemas de dependencia establecidos por Roma para controlar a la población. El descubrimiento consiste en dos fragmentos de bronce, encontrados en el asentamiento romano de El Picón, con la ayuda de un detector de metales, que recogen un pacto de hospitalidad en lo que constituye «un documento de carácter jurídico típicamente romano».

Para dar a conocer este nuevo hallazgo en una zona minera «de alcance internacional», se desplazaron hasta Zamora el profesor del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) F. Javier Sánchez-Palencia, director de las excavaciones, junto al equipo que está llevando a cabo los trabajos desde hace tres años: Inés Sastre, Alejandro Beltrán y Damián Romero.
Todos ellos se dieron cita en el Museo Provincial del Zamora, donde ha quedado depositada para su exposición la nueva tabla de hospitalidad, que se añade a las ya numerosas inscripciones de este tipo localizadas en el Noroeste de la Península Ibérica. De acuerdo con los datos aportados por los investigadores, este tipo de documentos «sancionan compromisos políticos y jurídicos de apoyo recíproco entre dos partes en un contexto de mutua confianza».
En muchas ocasiones esta vinculación supone «explícita o implícitamente una relación de dependencia social y política que conlleva el intercambio de favores y servicios». Se trata, en definitiva, de documentos que ilustran las nuevas formas de relación social que impulsó la dominación romana en territorios provinciales.
En el caso de la tabla de Pino del Oro, los dos fragmentos encontrados hacen pensar que el texto conservado no llega a la mitad del total. Aún así, contiene información de interés. Es posible precisar la fecha (año 27 d.C.) ya que el fragmento superior conserva restos de la datación consular, típicamente romana, que es posible reconstruir. Además, se puede afirmar que una de las partes firmantes es la comunidad de los bletisamenses, entidad política y territorial documentada en otras inscripciones procedentes de las localidades salmantinas de Ledesma y Ciudad Rodrigo. De acuerdo con las investigaciones, parece que el segundo firmante sería un individuo, cuyo nombre está perdido, y que formalizaría así una relación de tipo político con el Senado y el pueblo de los bletisamenses.
Su traducción textual al castellano es la siguiente: "Siendo cónsules Marco Licinio Craso Frugi y Lucio Calpurnio Pizón (año 27 d. C.. Renovó [un pacto de hospitalidad] con el senado y el pueblo de Bletisama [...] y él mismo senado y pueblo de Bletisama le dieron su amistad a él, a sus hijos y descendientes y así mismo [le nombraron] ciudadano [...] a perpetuidad".
Según explicó la investigadora Inés Sastre, «estos pactos de hospitalidad funcionan también como elementos de construcción de las relaciones políticas, de relaciones de dependencia y desigualdad en estos contextos de dominación en los que está en juego la explotación minera y en un contexto más amplio, que es la explotación tributaria en esos territorios imperiales». Aunque ya conocidos en Italia, el Norte de Africa o Francia, las tablas de hospitalidad «permiten un acercamiento a la estructura del territorio». Otro hecho destacable del hallazgo es la aparición en el curso de intervenciones arqueológicas sistemáticas, «lo que toda al documento de un contexto real del que habitualmente carecen este tipo de piezas».
Su hallazgo forma así parte de un estudio de carácter regional sobre la zona minera de Pino del Oro, cuya relevancia radica en mantener un conjunto «tan bien conservado de estructuras mineras antiguas en un espacio tan reducido», destacó el profesor Sánchez-Palencia. Una de las singularidades del asentamiento es cómo se han aprovechado los grandes canchales de granito para hacer cazoletas donde tratar el oro que se conservan en una cantidad de casi un millar. Y si bien las Médulas son las minas antiguas más conocidas de Europa, en los yacimientos sobre roca de Pino se observa un sistema de enriquecimiento del mineral «que prácticamente sólo se documenta de una forma tan clara aquí».
Tales singularidades han llevado a promover el expediente para la declaración de los yacimientos minero de Pino como Bien de Interés Cultural. A ello se suma la próxima creación de un itinerario para hacer visitable la zona por tratarse de «un recurso cultural de gran alcance», potenciado además por su ubicación dentro del Parque Natural de Arribes del Duero.
La presentación del hallazgo contó con la presencia del delegado territorial de la Junta, Alberto Castro, quien reconoció la labor de investigación que se realiza en Pino del Oro, en el marco de un convenio entre el CSIC y la Junta de Castilla y León sobre las zonas mineras antiguas y con la colaboración del Ayuntamiento de Pino del Oro, dentro del programa para la mejora y recuperación del Hábitat Minero en Castilla y León. Castro resaltó la actividad del Museo Provincial, "casa" del nuevo hallazgo romano, que el año pasado superó las 18.000 visitas.

Foto: Detalle del fragmento de la tabla de hospitalidad encontrada en Pino. Foto David Rodríguez.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal