El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

lunes, 6 de julio de 2009

Derrumbe en Zamora

PARTE DE LA HOJA EXTERIOR DEL MURO SUR DE SANTO TOMÉ SE DERRUMBA ANTES DE SU REHABILITACIÓN
El desplome, que puede estar causado por la retirada de las paredes de los edificios anexos, no altera el proyecto, sino que se acelera por la vía de urgencia

Jesús Hernández

Tres de julio. Eran las 8 de la mañana. Un fuerte ruido, que sonó seco, despertó o, en otros casos, hizo que algunos vecinos se asomasen a la plaza. Lo que vieron: El aparejo exterior del muro sur (ángulo occidental) de la iglesia de Santo Tomé, románica, declarada Bien de Interés Cultural en 1931, situada en la Puebla del Valle, se había desplomado con estrépito. Se trata de uno de los templos más antiguos de la ciudad: Fue levantado en el primer cuarto del siglo XII. Por suerte para el patrimonio histórico-artístico, el derrumbe no afecta al tejaroz, a las molduras decoradas, a los canecillos y modillones, así como a las ventanas y los vanos. «Las razones por las que se ha producido el suceso pueden ser múltiples, si bien el acusado desplome que tenía el muro, que había estado siempre contrarrestado por las paredes de las viviendas que se apoyaban perpendicularmente en el templo, y la falta de cohesión entre las dos hojas que conforman este tipo de muros» parecen las más importantes, apuntan fuentes de «Zamora Románica».
Aquella zona permanecía vallada, pues los arqueólogos habían realizado excavaciones con el fin de buscar y datar posibles restos históricos, que iluminasen más el pasado del templo. Constituía el paso previo a la restauración. Esas tareas, que han dado lugar a la aparición de algunos enterramientos, se interrumpieron a finales de abril o principios de mayo. En un punto, puede observarse cómo el muro se halla apuntalado, en evitación de riesgos de desplome «como consecuencia del mal estado que la fábrica presentaba» en ese sector. Además, se colocaron una serie de «testigos» en «la grieta que recorría el edificio en sentido vertical, en el lateral izquierdo de ese alzado». Sin embargo, no se habían detectado fisuras. «Zamora Románica» destaca, en una nota, que el estudio previo ya incluía la actuación en ese espacio, «debido a que se trataba del único cerramiento de la iglesia que no había sido objeto de restauración, como consecuencia de las viviendas que se apoyaban, hasta hace poco tiempo, en el mismo».

El Obispado comunicó el hecho, nada más producirse la caída del aparejo y comprobada la situación, al Servicio Territorial de Cultura. Este envió a sus técnicos. Igual hizo el Servicio de Restauración de la Consejería, según revelaron varias fuentes. Resultado: La decisión de actuar por el «trámite de urgencia». «Zamora Románica» ha iniciado las gestiones administrativas. El proyecto de intervención, ya redactado –fue presentado hace una semana ante la Dirección General de la Junta–, «propone el desmontaje de la hoja exterior del muro, para su recuperación posterior, así como la sustitución completa del faldón de cubierta que se apoya sobre ese cerramiento». Ahora se efectúa el proceso de «tramitación administrativa del documento», que dará paso a la licitación de las obras. Así, «el desplome no altera el proceso, sino que lo acelera, ya que se procurará continuar con su tramitación de urgencia». En bien del patrimonio.

El templo románico, filial de la Horta, se halla cerrado al culto
Este templo es filial de la parroquia de la Horta desde 1894, y se halla cerrado al culto. En los último tiempos, sin uso de ninguna clase. El derrumbe del aparejo «no deja ningún hueco liberado de la iglesia». El desprendimiento no afecta a «la zona más noble», que es la cabecera, o la parte norte, lugar donde el edificio presenta un gran interés artístico y arquitectónico.
La iglesia de Santo Tomé se vincula con un monasterio de igual advocación. Consta, documentalmente, que Alfonso VII donó el templo, en 1135, al obispo Bernardo y al Cabildo zamorano, con el fin de que la sede episcopal se trasladase a ese recinto, dado que la vieja Catedral —se encontraba ubicada en el lugar que la actual— carecía «de las condiciones adecuadas». Sin embargo, el traslado nunca se efectuó. Originalmente, constó de tres naves. En la actualidad, su planta sólo cuenta con una, rectangular, de tres tramos, además de la cabecera. Esta se halla integrada por tres ábsides rectangulares. El central es de mayor anchura y profundidad que los otros. De la fábrica primitiva, construida en el XII, permanecen la cabecera y el muro septentrional. Su portada, entre dos estribos, dispone de seis arquivoltas de medio punto. La decoración románica «es de procedencia compostelana».

Foto: Aspecto que presenta el templo zamorano, tras el derrumbre producido en la zona externa del muro Foto David Rodríguez.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal