El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

sábado, 13 de noviembre de 2010

Lancia

LOS ARQUEOLÓGOS AVALAN QUE LA A-60 PASE POR ENCIMA
El informe definitivo sobre el yacimiento describe restos de viviendas, calles, calzadas y termas romanas

E. Gancedo
Los arqueólogos de la empresa encargada de excavar el área del pie de Lancia afectada por la construcción de la autovía A-60 (León-Valladolid) tienen muy claro lo que se ha de hacer con el vial: no desviarlo ni un milímetro y hacer que pase por encima del yacimiento. O, en sus propias palabras, documentar los restos arqueológicos, cubrirlos con arena y una malla geotextil para evitar su destrucción y expolio, y posteriormente con un árido especial sobre el cual irá el firme de la autovía.

Son parte de las conclusiones del informe definitivo sobre el pie de Lancia redactado por la empresa vallisoletana Strato, algunos de cuyos arqueólogos habían informado, especialmente durante el mes de agosto pasado, del alto grado de interés de los vestigios hallados y quienes habían dejado claro que se trataba «del mayor yacimiento excavado en la comunidad autónoma».
El informe, que se encuentra ya en manos de la Delegación de la Junta en León, y al que ha tenido acceso Diario de León, informa del amplio recorrido cronológico del área excavada, donde los expertos se han topado con restos que van desde el siglo I al siglo XVI, en una suerte de ocupación ininterrumpida. Una gran parte de ellos, y especialmente los más antiguos, los romanos, se encuentran, a decir del informe, muy deteriorados, tanto que en algunos casos a los arqueólogos les ha resultado muy difícil establecer el uso concreto de algunas estructuras a causa de las canalizaciones de agua, nivelaciones de terreno, concentraciones parcelarias y el resto de trabajos agrícolas que ha sufrido la zona.

A pesar de la solución aconsejada, en el informe puede seguirse la descripción de los «dos centenares de tumbas» extraídas durante las excavaciones, de fragmentos de una calzada que posiblemente correspondería a la vía «que unía Legio VII con Caesaraugusta», de un horno circular datado «en torno al año 377» y una gran construcción romana que, a juicio de estos expertos, «se trataría de un edificio dedicado a asueto, al estilo de unos baños públicos o un establecimiento termal».

Superficie y tumbas.
De esta manera, en el capítulo de conclusiones, y siguiendo la redacción del propio informe, puede leerse que la autovía afectará a una «importante superficie de la aureola de dispersión del yacimiento, que alcanza casi los 40.000 metros cuadrados. De sur a norte se observa un área cementerial, con presencia tanto de incineraciones como de inhumaciones, estas últimas datables tanto en momentos romanos como medievales».

Espacio indutrial.
«A continuación -”prosigue el informe-” se dispone un área industrial con ocupaciones también de dos momentos, pues junto al establecimiento fabril romano, perfectamente datado por un análisis de termoluminiscencia de su horno oval en torno a los años finales del siglo IV d. C., se construyó un segundo horno, en esta ocasión rectangular, que la misma técnica ha fechado en las postrimerías del siglo XVI (concretamente en el año 1573), en la Edad Moderna por tanto».

Las termas.
«Continuando hacia el norte se localizó lo que parece ser un gran espacio público de grandes dimensiones, con una calidad constructiva mejor a la del resto de edificios; los materiales sitúan el abandono de este complejo alrededor de fines del siglo IV d.C.», explica el dossier refiriéndose al probable edificio de uso termal.

«La última zona edificada hacia el norte contiene restos de posibles viviendas, a las que se superponen lo que posiblemente sean almacenes», explican, aunque en este caso añaden que «el grado de arrasamiento de este último ámbito es mucho más intenso, tanto por el profundo laboreo agrícola acaecido tras la nivelación de los terrenos como por la propia intensidad del poblamiento en época romana».
«Todo el área, como sucediera ya con los tres sectores anteriores, se edificó sobre niveles anteriores de vertido, lo que dificulta sobremanera la interpretación crono-cultural de los restos. Sin embargo, sí podemos afirmar que este último sector albergó sus primeras construcciones ya avanzada la ocupación romana del territorio de León, en torno a los años finales del siglo II d. C., prolongándose en sus diferentes etapas al menos hasta los inicios del siglo V d.C.», añaden.

La valoración.
Los arqueólogos de Strato hacen ver en el informe que, para la exhumación de los restos, fue necesario proceder a la excavación arqueológica de una gran superficie, en la que las cotas alcanzadas «se sitúan muy por debajo de la que será la rasante final de la autovía». «Se quiere decir con ello -”aducen en la conclusión final-” que para la construcción de la infraestructura vial será preciso proceder a un importante relleno. Esto implica que no será necesario en ningún caso proceder al desmonte de los restos arqueológicos ahora exhumados; antes bien, al contrario, deben ser cubiertos antes de proseguir la construcción. Para ello, se deberá proceder con las debidas cautelas al uso en obras de similares características; es decir, se realizará una cubrición de los restos arquitectónicos exhumados con ayuda de una malla geotextil en toda la superficie de aparición de evidencias estructurales, sobre la que se dispondrá un árido de la granulometría precisa para conformar una coraza sobre la que proseguir con la evelación del relleno. Se consigue de este modo una protección de los restos para la posteridad, evitando de paso el expolio del cual el yacimiento está siendo víctima desde tiempo inmemorial».
Por último, el informe dice del área excavada que posee «características netamente suburbanas y de escasa monumentalidad, aún cuando su estado de conservación era sumamente precario, antes ya de la excavación, tanto por la presión urbanística acaecida en época romana como por el intenso laboreo agrícola que siguió a la nivelación de los terrenos a resultas de la construcción del Canal de la Margen Izquierda del Porma, hasta el punto de que en la mayoría de los edificios tan sólo se conserve una o a lo sumo dos hiladas de piedras».
Ahora, los cuatro volúmenes del informe deberán ser valorados, este mes de diciembre, por la Comisión de Patrimonio, donde se decidirá, finalmente, el futuro del yacimiento.

Foto: Excavaciones en Lancia.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal