El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

martes, 6 de octubre de 2009

Castillo de Montuerto (León)

LA FORTALEZA, DEL SIGLO X, A PUNTO DE HUNDIR POR COMPLETO
. La Junta señalizó la ruta que pasa junto a él pero nada hace por remediar su ruina
. El interior se empleó, durante siglos, como cementerio.
E. Gancedo


El interior se empleó, durante siglos, como cementerio.
Es fácil que el viajero que transite por los caminos rurales de la cornisa cantábrica se encuentre, durante su periplo, con multitud de torres, torreones y casas fuertes de origen defensivo y solariego cuyas raíces se hunden, en gran parte, en los albores del Medievo: las de Asturias, Cantabria o País Vasco suelen estar admirablemente conservadas y muchas son visitables.
No es el caso de León. Pese a contar con abundantes vestigios de este tipo, una mayoría de castillos y torres montañesas se encuentran en muy mal estado -”los propietarios, cuando los hay, o bien las abandonan o bien han de correr con los gastos de la restauración-” pero ante todo olvidadas por la administración pública (Junta de Castilla y León) a quien correspondería, en principio, velar por el patrimonio.
Uno de estos ejemplos se encuentra en las cercanías de Montuerto, en el curso alto del río Curueño y por donde circulan rutas senderistas tan conocidas como la de la calzada romana de las Hoces y la de Valdorria. Cualquier persona que camine por ellas podrá comprobar cómo el castillo de Montuerto es hoy en día un gran conjunto de muros ruinosos que a duras penas se mantienen en pie. De hecho, una de las paredes principales muestra al visitante su base en gran parte desmoronada, por lo que no es difícil prever que en breve tiempo se desplome por completo.

Sumido en el olvido.
Pese a que han transcurrido ya más de dos décadas desde que el gobierno autonómico asumiera las competencias en materia de patrimonio, poco o nada se ha hecho en este lugar concreto, aunque sólo sea para apuntalar los muros e impedir el hundimiento total. Resulta curioso que la ruta senderista que discurre a sus pies esté señalizada con paneles en buena parte sufragados por la Junta (paneles que también describen el monumento), pero que, al mismo tiempo, se haya olvidado por completo el edificio en sí.
En el estudio Los castillos de las dos Hoces: Montuerto y Vegacervera recuerda Jaime Federico Rollán Ortiz que Alfonso III pretendía «proteger las tierras de su reino de tanto acoso que las azota, por lo que va cerrando pasos de los puertos leoneses con castillos, entre los que figura el de Arbolio » (palabra latina de la que procede la denominación tradicional de la comarca, Los Argüellos). «Con esa denominación, aparece citado en la Crónica General de España de Alfonso X el Sabio, donde se dice que: -˜Ella -”la reina Ximena-” basteció estos castiellos en tierras de León, Alba, Gordón, Arbolio y Luna, et diólos a su fijo el infant don García-™». Continúa Rollán Ortiz señalando lo siguiente: «Tengo a la fortaleza del Curueño como una edificación de los días de Alfonso III el Magno y su esposa la reina Ximena, al igual que las de Gordón, Luna y Alba, de las que hoy se conservan precarios vestigios», con una datación que, según Maximiliano González, se remonta, en lo que respecta a su documentación más remota, a los años del rey Magno, entre 866 y 919, aunque este mismo historiador apunta a un origen incluso prerromano a tenor de la toponimia. También dice Rollán que Almanzor intentó tomar las cuatro torres sin conseguirlo, si creemos a Lucas de Tuy. Así pues, lo que no consiguió Almanzor lo ha logrado el tiempo y la desidia humana, ya que, además del de Arbolio , de las otras fortalezas fundadas por el rey -”incluido el gran castillo de Gordón-” sólo quedan unas cuantas piedras.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal