El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

martes, 11 de mayo de 2010

Monasterio de Sandoval

SIN GUÍA, AGUA NI SERVICIOS BÁSICOS
El presidente de Promonumenta acudirá a la Delegación de la Junta para pedir que se abra un claustro que lleva cerrado al público dos años y que se aceleren las obras

E. Gancedo
Diario de León Ocurre a menudo en León que monumentos indicados en carteles al pie de la carretera o subrayados en guías y libros sobre patrimonio histórico desconciertan y decepcionan al visitante por la ausencia, no ya de grandes infraestructuras turísticas, sino de los servicios más básicos y elementales.
Es el caso de uno de los monasterios señeros de León, el de Santa María de Sandoval. Sus grandes proporciones, su papel clave para entender el dominio de un extenso y fértil territorio en el contexto del Reino de León y el modo en que armoniza los estilos románico y gótico le otorgan una estampa histórica y artística de gran importancia. En estos momentos, y a pesar de todos esos valores, el monumento carece, no ya de guías profesionales o de cualquier tipo de información adicional, alojamiento al visitante o aun de baños públicos, sino de la misma canalización de agua, que no llega desde el vecino pueblo de Villaverde.
Aunque una parte del monasterio se encuentra en ruinas, el conjunto sigue siendo impresionante, y sus potencialidades aumentan espectacularmente si tenemos en cuenta que a poco más de un kilómetro discurre el Camino de Santiago. El yacimiento astur-romano de Lancia, también demediado, la amurallada Mansilla y otros monasterios cercanos como el de Escalada o el de Gradefes forman un contorno con grandes posibilidades de las que no se está sabiendo, o pudiendo, sacar partido turístico y social.

La situación actual
Y así, hoy, la persona que acuda a Sandoval puede admirarlo desde afuera y, después, llamar a Julián Cañón -"nieto de la famosa y ya fallecida señora Munda, que protegió y enseñó, durante gran parte de su vida y a varias generaciones, los secretos del monumento-", quien vive junto al monasterio, para que les abra la puerta.
Una vez dentro, el visitante únicamente puede contemplar la iglesia del monasterio, pues el bello claustro permanece clausurado desde hace aproximadamente dos años, cuando terminó su consolidación y arreglos de urgencia. Cañón explica al turista diferentes aspectos del edificio, pero por propia iniciativa, pues ni es el guía oficial ni cobra cantidad alguna por abrir la puerta y velar, con sus medios, por la seguridad del mismo. A la luz de esta situación, el presidente de la asociación Promonumenta, Marcelino Fernández, se reunirá esta semana con el jefe del servicio territorial de Cultura, Jesús Álvarez Courel, para exponerle las deficiencias del templo y pedirle que «se aceleren» los trabajos de restauración. Asimismo, se interesará por la situación del claustro, del cual, y tras su consolidación, Julián Cañón ya no dispone de llaves. «Lo peor de todo es que no haya desagües ni traída de agua. Lo único que tenemos es lo que hemos hecho nosotros mismos, un pozo. En ese aspecto, se puede hablar de condiciones tercermundistas», asegura Cañón. Otras demandas se refieren a la limpieza y repaso de los tejados, a innumerables humedades y goteras existentes, y a la necesidad de limpiar y restaurar los retablos (siete de ellos están arrumbados en un rincón) y el gran patrimonio mueble del interior de la iglesia. Un patrimonio que incluye tallas de gran interés, un excelente retablo (el de «los racimos», personalmente defendido por la señora Munda cuando el Obispado estuvo a punto, físicamente, de llevárselo para León), arcas, sepulcros y hasta numerosas reliquias, como la de mandíbula de San Geroteo.
Este monasterio cisterciense, abandonado tras la desamortización, «necesita un plan integral y sobre todo un uso -"comenta Marcelino Fernández-"; en un principio se planteó instalar aquí la Escuela de Restauración, que acabó instalándose en Simancas, pero ésta no da a basto». «¿Por qué no ampliarla y crear aquí otra sección de esa escuela?», se pregunta.
Por otro lado, el tejado de la llamada «panera», un gran edificio que sirvió de establo y que pertenece a la junta vecinal, ya se ha hundido en algunos puntos. El gobierno autonómico propuso al pueblo que le cediera su uso y, a cambio, con 98.000 euros, crearía allí un Centro de Visitantes. Pero la junta vecinal se opuso, y el dinero hubo de gastarse en empedrar la entrada del monasterio...

El nuevo empedrado permite que entre la lluvia y los animales
La última intervención tras el arreglo del tejado de la antigua Hospedería fue, este año, el empedrado de la entrada. Pero su nivel no ajusta con la puerta, lo que permite que entre el agua de lluvia y animales como gatos y serpientes. Arriba, estado del claustro, cerrado, apuntalado y con muchos escombros.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal