El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

sábado, 4 de mayo de 2013

Lancia

LOS RESTOS DE LANCIA SIGUEN ABANDONADOS Y TAPADOS DOS AÑOS DESPUÉS DE PARAR LA A-60

Los vestigios se mantienen a la espera de solución, mientras campan la maleza y rebaños de ovejas. Fomento estudia prolongar el trazado cinco kilómetros al sur del río, pero no tiene dinero para seguir.

Asun G. Puente


Dos años después de que la Junta decidiera que los restos arqueológicos hallados por las obras de la autovía León-Valladolid en 2010 —en la falda del cerro de la ciudad de Lancia— debían conservarse, aún no existe una alternativa en firme del Ministerio de Fomento para que el trazado de la A-60 evite estos vestigios en su recorrido, ni un tratamiento para su conservación. Por contra, se mantienen abandonados y tapados, como una coartada que esconde la falta de fondos para seguir con la infraestructura.
Mientras llega una solución y se abre la puerta a nuevas investigaciones de los hallazgos, Fomento tuvo que proteger los restos con arena y una malla geotextil para evitar daños y expolios, aunque actualmente el paraje mantiene un aspecto de abandono, donde las malas hierbas y los rebaños de ovejas campan a sus anchas.
Se trata de una superficie de 40.000 metros cuadrados, donde también pueden apreciarse al fondo estructuras de nueva construcción incluidas en el tramo Puente Villarente-Santas Martas de la autovía, cuyas obras permanecen totalmente paralizadas. Y continúan así desde que a finales de octubre del pasado año concluyeran las labores que permitieron abrir al tráfico los primeros 7,3 kilómetros de la A-60 en la provincia, los que conectan la capital con la localidad de Puente Villarente.
Los últimos días de 2012, en una visita de la ministra de Fomento, Ana Pastor, a León para inaugurar el Acceso Sur, anunció que su departamento estaba estudiando prolongar el trazado de la autovía León-Valladolid cinco kilómetros al sur del río Porma para salvar así los restos de Lancia y no incumplir la Ley de Patrimonio.
Una solución, cuya viabilidad sería confirmada, dijo, en enero tras el análisis de los técnicos y que todavía aguarda respuesta. Fuentes del Ministerio de Fomento, aseguraron ayer a este periódico que de momento no existe ninguna novedad al respecto y que cuando se disponga de una alternativa a los vestigios hallados en el trazado será comunicada.
Esta solución, que según la ministra permitiría continuar las obras de la A-60 en su trazado por la provincia de León, tendría como objetivo evitar en su avance el tramo urbano de Puente Villarente y conseguir fluidez en el tránsito por esta zona, donde coinciden un puente estrecho sobre el río y una travesía prolongada.
Una alternativa que, de momento, no pasará de los planos al terreno, al menos a corto y medio plazo, ante la falta de recursos del Ministerio de Fomento para continuar con las obras de la A-60. Así lo evidencian los Presupuestos Generales del Estado de 2013 en la partida centrada en esta autovía. Únicamente cuenta para este ejercicio con 2,6 millones de euros para el tramo León-Santas Martas, un ritmo que no permitirá concluir estos 27,06 kilómetros hasta 2017, ejercicio donde contará, según las previsiones, con la mayor dotación económica.
Para el inicio y finalización del tramo más extenso de esta autovía ni siquiera hay fechas. Son los 93 kilómetros que distan entre Villanubla y Santas Martas, que sólo tienen para este año dos partidas de 6.000 y 14.000 euros. En el verano abrirá al tráfico el trazado entre el aeropuerto de Valladolid y la capital del Pisuerga.
Coincidiendo con la negativa de la Comisión de Patrimonio Cultural a que las obras de la A-60 taparan los restos hallados en la falda del Yacimiento Lancia, un mes y medio después de esta decisión de la Junta, el Ministerio de Fomento, capitaneado en aquellos momentos por el socialista José Blanco, recurrió el acuerdo presentando un requerimiento.
Consideraba que la determinación de la Junta no se ajustaba a derecho y era «gravemente perjudicial para los intereses del Estado». Argumentaba también el retraso que la decisión supondría para el avance de los trabajos en la autovía y arremetía contra los criterios de Patrimonio, aludiendo también a los sobrecostes para el proyecto.
La desestimación del recurso por parte de la Comisión de Patrimonio y las elecciones generales de noviembre de 2011 cambiaron el signo de las relaciones entre la Junta y el Gobierno en esta autovía.
La nueva ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció alternativas para salvar estos restos hallados en el trazado entre Puente Villarente y Santas Martas que aún aguardan su confirmación.
El dictamen marcó la obligación de Fomento de completar el estudio arqueológico presentado en su día. Estima, además, que tienen que finalizarse las excavaciones de los sectores ya iniciados, caracterizar e interpretar con mayor concreción los vestigios y estudio de los materiales; así como la proposición de medidas para su conservación.
 
La doble vara de medir de Valladolid
Dos ejemplos de restos arqueológicos afectados por proyectos de infraestructuras, prácticamente paralelos en el tiempo. Y dos decisiones diferentes. La falta de unanimidad en la Comisión Territorial de Patrimonio ante la decisión de conservar o no los vestigios de la falda de la ciudad de Lancia y el vicus de Puente Castro obligó a una determinación por parte de la Comisión de Patrimonio Cultural desde Valladolid y generó un reguero de críticas ante una y otra opción.
Desde León se consideró que los vestigios de Lancia no contaban con entidad suficiente para su musealización, ya que los restos hallados estaban prácticamente arrasados después de siglos de tareas agrícolas. Estimaron que no se trataba de elementos de relevancia y apuntaron que no podían paralizar una infraestructura de este tipo (A-60)». Dos votos en contra a esta resolución rompieron la unanimidad y dejaron la solución en manos del dictamen de la Comisión de Patrimonio Cultural, que decidió todo lo contrario.
Prohibieron la ocultación de estos restos por su importancia patrimonial y obligaron a Fomento a continuar el estudio arqueológico presentado. Unos vestigios esenciales, dijeron, para visualizar y comprender la antigua ciudad de Lancia.
Caso opuesto a lo que ocurrió un año y medio después con el vicus de Puente Castro. La mayoría, salvo dos miembros que votaron en contra, de la Comisión Territorial de Patrimonio quiso salvar estos restos por su entidad y la potencialidad de los mismos, al encontrarse en las cercanías de León, y tras analizar las cinco catas realizadas sobre sus cerca de 4.000 metros cuadrados. Se hallaron restos de urbanismo y construcciones. Una vez el caso en Valladolid, los miembros de la Comisión determinaron que la utilidad pública que supondría el vial de conexión entre La Lastra y Puente Castro prevaleciera sobre la idea de conservar la totalidad del vicus.
Expertos subrayan, sin embargo, que estos restos cuentan con una mayor importancia que los indultados de Lancia. Estudios de uno y otro signo avalan una y otra decisión.

El motor económico de la ciudad de Lancia

Los 40.000 metros cuadrados de restos arqueológicos hallados en los trabajos de avance de la autovía León-Valladolid corresponden a una zona en la falda del cerro, donde se asientan los vestigios de la que en su momento fue la ciudad más importante de los astures y, posteriormente, un núcleo de poder fundamental de la pax romana.
En este paraje se levantaban centros esenciales del motor económico de Lancia: hornos, granjas y otros edificios de labor. También las labores de exploración arqueológica sacaron a la luz un campamento militar y una mutatio, un edificio de postas del servicio oficial de correos establecido desde la época de Augusto.
Uno de los pocos conservados del extenso Imperio Romano y el único del que se mantienen restos en la Península Ibérica, según evidencia el arqueólogo Jesús Liz tras analizar las fotos aéreas de las labores de investigación arqueológicas realizadas en 2010, también por su experiencia con trabajos en la zona.
Sin embargo, la empresa que realizó la excavación, Strato, concluyó que los vestigios hallados no tenían suficiente entidad para cambiar el trazado de la A-60 y que el estado de conservación de los restos es precario.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal