El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

sábado, 6 de octubre de 2007

La joya mozárabe sigue esperando

EL PARTIDO POPULAR RECHAZA EN LAS CORTES UN PLAN DE PROMOCIÓN DEL MONASTERIO DE SAN MIGUEL DE ESCALADA (LEÓN) El Partido Popular rechazó la mañana del viernes 5 de octubre en la Comisión de Cultura de las Cortes Regionales, celebrada en Valladolid, la propuesta que los procuradores socialistas habían presentado, por la que instaban a la Junta a poner en marcha un “Plan de promoción del monasterio de San Miguel de Escalada (Gradefes, León). La propuesta del PSOE fue defendida por José Ignacio Martín Benito, portavoz de patrimonio del grupo socialista, en tanto que actuó de portavoz del PP el procurador por la provincia de León, Pedro Muñoz Fernández.
Martín Benito denunció el lamentable estado de San Miguel de Escalada y alertó sobre el riesgo de robo que tiene el monumento, dado que por carecer de fluido eléctrico no tiene sistema de alarma.
El procurador socialista distribuyó al inicio de la sesión varias fotografías del monasterio tomadas este verano, donde se puede ver el estado de deterioro y abandono del monumento, “la principal joya del arte mozárabe español”, dijo.
Martín Benito recordó los incumplimientos de los compromisos adquiridos por la Consejería de Cultura en Comisión de 17 de octubre de 2003, de dotar de suministrote energía eléctrica y agua al monumento, así como el realizado por la Consejera Silvia Clemente en el pleno de las Cortes el 7 de febrero de 2005 de abrir un espacio museístico en el Panteón de los Abades y a abordar la recepción de visitantes.
Martín Benito señaló que ha tenido que ser, precisamente, el ayuntamiento de Gradefes quien saque las castañas del fuego a la Junta, al preocuparse de una promoción del monumento. Criticó también el procurador socialistas las condiciones laborales de la vigilante de San Miguel de Escalada e instó a la Junta a mejorarlas.
El portavoz del PP se limitó a decir que rechazaban la propuesta socialista porque ya estaban trabajando en ello.
Martín Benito concluyó su intervención recomendando que la Junta se preocupara seria y directamente de la puesta en valor de San Miguel, para que este Bien de Interés Cultural pueda ser representativo de la “marca Castilla y León”. “Desde luego, con la situación actual del monumento, como escaparate de la atención que la Junta presta a su patrimonio cultural, no se contribuye a promocionar Castilla y León”, concluyó el procurador socialista.


INTERVENCIÓN
de José Ignacio Martín Benito
Comisión de Cultura y Turismo. Cortes de Castilla y León
Valladolid, 5 octubre de 2007

ANTECEDENTES
El templo prerrománico de San Miguel de Escalada es uno de los principales exponentes del llamado arte mozárabe. Fue declarado monumento nacional el 28 de febrero de 1886, y está catalogado por tanto como Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León.
Desde finales de diciembre de 2001 hasta febrero de 2005, la Junta de Castilla y León acometió una serie de obras en el monumento, consistentes en la restauración de la cubierta, actuación en el Panteón de los Abades, un drenaje perimetral y una excavación arqueológica.
En la Comisión de Cultura y Turismo de 17 de octubre de 2003, el Grupo Popular, a través del señor González Núñez, aseguró que “La Junta de Castilla y León, en una segunda fase, va a dotar de suministro de energía eléctrica y agua a ese monumento” (San Miguel de Escalada).
La propia Junta, a través de la Consejera de Cultura, se comprometió (Pleno de las Cortes de 7 de febrero de 2005) a abrir un espacio museístico en el Panteón de los Abades y a abordar la recepción de visitantes (en una segunda fase).
Sin embargo, estas promesas no se han visto cumplidas, por lo que tan singular monumento precisa en la actualidad de una mayor atención y de una puesta en valor, dentro de la promoción del patrimonio cultural de Castilla y León.
Diversos son los problemas que siguen afectando al edificio, tanto de conservación, de mantenimiento, de promoción, de dotación y de seguridad. En diciembre de 2006 –casi dos años después de terminadas las obras de drenaje, la iglesia fue noticia por el desplome de una de las aras prerrománicas de la capilla sur, como consecuencia de las lluvias, que afectaron al solado de toda la parte derecha del edificio[1].
A día de hoy, sorprende todavía que la iglesia carezca de fluido eléctrico. Únase a eso las malas condiciones laborales de la vigilante, que tiene para calentarse, en los fríos inviernos, una estufa de gas butano.
Las noticias relativas a su deterioro salpican frecuentemente la prensa provincial y regional. Por otro lado, son varias las críticas que desde diversas instancias se han hecho a unas obras de rehabilitación que, además de retrasadas y paralizadas en varias ocasiones, ofrecen no pocas dudas sobre su ortodoxia. Sobre este particular, conviene recordar que los servicios técnicos de la Junta de Castilla y León colocaron diversos testigos en diferentes lugares del templo, que cayeron al suelo; El Diario de León (12-XII-2006) se hizo eco de su estado: “los sillares y muros del exterior del edificio tienen agujeros por los que se cuela el agua, las excavaciones realizadas en la parte posterior de la iglesia están inundadas, la columna de la ventana geminada está rajada e inclinada, con lo que podría destruirse en cualquier momento, el suelo y las vitrinas del museo están plagadas de chinches y moscas muertas”.

A todo esto hay que unir que las estructuras puestas al descubierto al norte de la iglesia -por las excavaciones arqueológicas con motivo de las obras realizadas en 2001-2004- están muy deterioradas, con el revoco y cascotes desprendidos y llenas de vegetación, así como colmatados los hoyos adyacentes.

Además, varias son las cubiertas en mal estado, con matojos y tejas desprendidas, que causan filtraciones de humedades al edificio.

El estado de abandono es perceptible también en el entorno más próximo y en la rampa de acceso recientemente levantada, llena de maleza, que impide un correcto deambular para contemplar el perímetro del edificio.

Por otro lado, el templo, al igual que ocurre con otros monumentos declarados Bienes de Interés Cultural de la provincia de León, ha estado cerrado dos días y medio a la semana: domingo por la tarde, lunes y martes[2]. La situación se produce debido a la menguada plantilla de vigilantes –encuadrados en el Grupo V con la categoría profesional de personal subalterno- que la Junta de Castilla y León tiene asignada para la apertura al público de estos lugares: uno por monumento. Al no haber turnos, los vigilantes están obligados a descansar esos días, con lo que los monumentos permanecen cerrados. Además, en otras muchas ocasiones la Junta tarda en proveer la sustitución del vigilante que está de baja por enfermedad, con lo que se pueden pasar así quince días o un mes con el monumento cerrado. Sólo la buena disposición del Ayuntamiento de Gradefes ha permitido que sea el propio ayuntamiento quien se encargue de abrir los martes y los domingos por la tarde.

Por otro lado, como consecuencia de la falta de fluido eléctrico, el edificio carece de un sistema de alarma. En la actualidad, sólo la buena disposición de la Delegación del Gobierno, contribuye a reforzar la seguridad del monumento con fuerzas de la Guardia Civil, y poder preservar así piezas de alto valor arqueológico que el edificio alberga.

San Miguel de Escalada requiere un mayor impulso de su puesta en valor, que pasa también por la apertura al público de un espacio musealizado en el Panteón de los Abades y de la dotación de un centro de recepción de visitantes.

El Grupo parlamentario socialista, en repetidas ocasiones, ha llevado su preocupación por San Miguel de Escalada a las Cortes de Castilla y León en la legislatura pasada: Proposición No de Ley de 5 de septiembre de 2003, pregunta oral en el pleno de 7 de febrero de 2005 y comparecencia del Director General de Patrimonio Cultural en la Comisión de Cultura y Turismo de 18 de marzo de 2005.
Por todo lo anterior, el Grupo Parlamentario Socialista presenta la siguiente


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN:
Las Cortes regionales instan a la Junta de Castilla y León a poner en marcha a lo largo de 2007 un “Plan de promoción del monasterio de San Miguel de Escalada (Gradefes, León)”, que estará concluido en 2008, y que pasa por los siguientes aspectos:

. Apertura al público de un espacio museístico en el Panteón de los Abades, que incorpore una exposición de los principales restos arqueológicos procedentes del monasterio.
. Rehabilitación del edificio del guarda como centro de recepción de visitantes.
. Suministrar fluido eléctrico al monumento.
. Asegurar su apertura al menos seis días a la semana.
. Consolidación y limpieza de las estructuras arqueológicas existentes al norte de la iglesia.
. Mejorar las condiciones de trabajo del personal de vigilancia.
. Dotar al monasterio de modernos sistemas de alarma y seguridad.
. Reparación de las cubiertas de los edificios.
. Ampliar la señalización del monumento en las vías de comunicación.
. Mejorar los accesos al monumento y adecuación, mantenimiento y limpieza periódica de su entorno.

SEGUNDO TURNO DE INTERVENCIÓN

Gracias señora presidenta.
Da la impresión que la relación de la Junta de Castilla y León con el templo mozárabe de San Miguel de Escalada es la historia de un desencuentro. La principal joya del arte mozárabe español está desatendida. Y esto no lo dice únicamente el grupo socialista. Es un clamor, en León y en toda la comunidad. Páginas y páginas se han llenado en la prensa leonesa –también en la regional- con el abandono y olvido del monumento por parte de la Junta, la administración que, precisamente, tiene que velar por la conservación, promoción y difusión del patrimonio cultural.
Dice un dicho que “Una imagen vale más que mil palabras”; pues bien, en las fotografías que les hemos distribuido –tomadas este mes de julio pasado- tienen ustedes una prueba evidente de la dejadez, desidia y abandono.
Los visitantes –entre los que me encuentro- que este verano han visitado el monumento, se han encontrado con un espacio lleno de hierbas, de cardos y de matojos, con muros testigos desmoronados, con tejados florecidos; eso, si han sido capaces de localizar el lugar, pues la falta de señalización en las vías de comunicación deja mucho que desear. Han visto también como la emblemática ventana geminada presenta serios problemas de desperfectos: una gran grieta en el intradós de uno de sus arcos y un riesgo evidente de robo de la singular columna que lleva asociada. No será la primera vez que en esta comunidad se produce el robo de piezas de un gran valor arqueológico –recuerden los relieves de la ermita de la Santa Cruz en San Pedro de Montes de Valdueza, en El Bierzo: fueron sustraídos y eso que varios meses antes el Partido Socialista había avisado del riesgo que corrían. Pongan a buen recuerdo la columna de Escalada y la sustituyan por una réplica, no vaya a ser que dentro de algún tiempo tengamos que lamentarnos de nuevo.
Y, por favor, hagan un esfuerzo y doten de fluido eléctrico al monumento, para que, de esta manera, pueda contar con un sistema de alarma. Parece mentira, pero en pleno siglo XXI la luz no ha llegado todavía al monasterio.
Sólo el esfuerzo del ayuntamiento ha hecho posible que el alumbrado esté a escasos 50 metros del edificio. Ahora, la corporación de Gradefes llevará el fluido eléctrico a la casa del guarda y está pendiente de poder llevar a efecto la iluminación ornamental del monumento, con el permiso correspondiente de la Junta de Castilla y León.
Y es que ha tenido que ser el Ayuntamiento quien, desde este verano, comience a relanzar a San Miguel, llegando donde no llega la Junta. Ha tenido que ser el propio municipio quien esté ultimando guías didácticas para escolares sobre este singular Bien del patrimonio de Castilla y León. Ha tenido que ser la alcaldesa la que haya pedido una entrevista con la Consejera para hablar de Escalada. La carta la envió el pasado mes de julio y todavía no ha tenido respuesta. El Director General de Patrimonio comprometió también una visita, que todavía está pendiente.
Podemos afirmar, señoras y señores procuradores, que la Junta no sólo no promociona San Miguel de Escalada, sino que encima contribuye a la confusión. El tríptico informativo del monumento sólo anuncia los periodos[3], pero no los días, ni el horario de visitas (Mostrar tríptico).

Las promesas de la Junta –promesas hechas aquí, en sede parlamentaria- se las llevó el viento. Si me permiten, les voy a dar una sugerencia: aprovéchese el cambio en la titular de la Consejería para rectificar antiguos errores u olvidos. A Consejera nueva, una nueva política con respecto al patrimonio cultural. Es preciso, señoras y señores procuradores, que la Consejería de Cultura y Turismo, se implique directamente en la puesta en valor de la principal joya del arte mozárabe español.
Señoras y señores procuradores, mucho deberá corregirse en San Miguel de Escalada, para que este Bien de Interés Cultural pueda ser representativo de la “marca Castilla y León”, que anunció el presidente Herrera y que nuestro grupo apoya. Desde luego, con la situación actual del monumento como escaparate de la atención que la Junta presta a su patrimonio cultural, no se contribuye a promocionar Castilla y León. Muchas gracias, señora presidenta.

[1] Se trata de un elemento de notabilísimo valor artístico, testimonial y epigráfico, pues una leyenda inscrita hace alusión a la deposición de reliquias de San Millán presbítero, de San Bartolomé apóstol, de San Esteban diácono y de San Martín obispo.
[2] Los monumentos en cuestión, además de San Miguel de Escalada, son: la Iglesia de Peñalba de Santiago y la Herrería de Compludo (Ponferrada), La Pelegrina (Sahagún) y Castro Ventosa (Cacabelos-Villafranca).

[3] Visitas: Invierno (1 de octubre a 31 de marzo); verano (1 de abril a 30 de septiembre).

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal