El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

sábado, 6 de octubre de 2007

Revés para Benavente

EL PARTIDO POPULAR RECHAZA INTERVENIR EN
LA TORRE DE SANTA MARÍA Y COMPLETAR LA RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA
Ello significa que tampoco lo hará en la capilla del Nazareno


El Partido Popular rechazó en la Comisión de Cultura y Turismo de las Cortes de Castilla y León, celebrada la mañana del 5 de octubre en Valladolid, la propuesta de los procuradores socialistas por la provincia de Zamora, de intervenir en la torre de la iglesia de Santa María del Azogue y completar la restauración del templo.
La defensa de la proposición no de ley corrió a cargo de José Ignacio Martín Benito. El Partido Popular argumentó que no existe riesgo para la torre y que tampoco ninguna intervención más está contemplada en el plan de restauraciones de la Junta. Ello significa que tampoco la restauración de la capilla del Nazareno entra dentro de las previsiones de la Consejería de Cultura y Turismo.
El portavoz del PP se limitó a señalar que no existe riesgo de derrumbe y que el estado de conservación es bueno –a pesar de lo expuesto por Martín Benito, que hizo una descripción del estado de la estructura torrera y advirtió de lo sucedido recientemente en la Colegiata de Toro. Dijo el PP que en Santa María se ha actuado cuando ha habido riesgo, caso de las yeserías, a lo que Martín Benito contestó que después de las denuncias del estado de las mismas en 1998, la Junta comenzó a actuar en 2006, cuando ya se habían desprendido varios elementos.
Martín Benito en su segundo turno y tras conocer que el PP votaría en contra, recomendó a los procuradores populares que reconsideraran su postura y votaran a favor de la restauración de Santa María, indicando que la iglesia y la torre no puede esperar tanto tiempo.
Argumentó el procurador socialista que para la ciudad y sus gentes, recuperar totalmente Santa María es una aspiración tan legítima como necesaria. Sobre todo cuando la ciudad lleva tiempo apostando por un turismo de calidad, por una oferta turística al amparo de la encrucijada de caminos de las modernas autovías, de la Vía de la Plata, de los Caminos del Sur de Santiago y de la Ruta Arqueológica de los Valles. Además, argumentó Martín Benito: “Potenciar el patrimonio cultural es contribuir a poner las bases para potenciar la actividad turística. Y el turismo es necesario como complemento en la economía de la comarca de Benavente, un territorio que en los últimos años ha asistido a la pérdida de buena parte de su tejido industrial, con el cierre de dos empresas de honda implantación en la ciudad - la fábrica azucarera y más recientemente de una empresa textil-, lo que ha supuesto la pérdida de cerca de 300 puestos de trabajo”.


INTERVENCIÓN



José Ignacio Martín Benito
Comisión de Cultura y Turismo.
Cortes de Castilla y León
Valladolid, 5 de septiembre de 2007


La presidenta da el turno de palabra para formular la Proposición no de Ley al procurador J. I. Martín Benito: Propuesta de Restauración de la torre de Santa María del Azogue de Benavente completar la restauración de la iglesia.


Gracias, señora presidenta:

El Patrimonio Cultural de Castilla y León está integrado por diversos bienes muebles e inmuebles de interés artístico, histórico, arquitectónico, paleontológico, arqueológico, etnológico, científico o técnico. Varios de ellos, por su singularidad o relevancia, han sido declarados Bien de Interés Cultural (BIC).
Existen actualmente en nuestra comunidad un total de 5 Bienes muebles y 1.674 Bienes inmuebles. De estos últimos, 110 corresponden a la provincia de Zamora. La ciudad de Benavente cuenta con cinco BIC: las iglesias de Santa María del Azogue y San Juan del Mercado (1931), el Hospital de la Piedad (2003), la torre del Caracol (1931) y el tramo correspondiente a la calzada de la Plata (incoado en 2001). Estos edificios, en tanto han sido declarados como Bienes de Interés Cultural, están reconocidos como bienes relevantes de Castilla y León y tienen un régimen de protección especial.

De los cinco BIC con los que cuenta Benavente, destaca como un hito referencial en el paisaje urbano, tanto por su historia como por su localización en el corazón de la ciudad, la iglesia de Santa María del Azogue. El templo fue declarado Monumento Nacional (B.I.C. en la legislación actual) el 4 de mayo de 1931. Su construcción data de la época de la repoblación de la villa, durante el reinado de Fernando II de León (1157-1188).
En su arquitectura son perceptibles varias influencias, sobre todo en relación con la cercanía de determinados edificios, tales como el monasterio cisterciense de Moreruela, la catedral de Zamora, la colegiata de Toro y el templo de San Isidoro de León. Pero también la catedral orensana se relaciona estrechamente con Santa María, tanto en la cabecera, como en algunos elementos decorativos de sus portadas.

Restauraciones. Actualmente se están llevando a cabo dos importantes intervenciones de restauración en la iglesia de Santa María del Azogue: un proyecto de consolidación de la bóveda de la sacristía, a cargo de la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León y otro de restauración de la cabecera y crucero por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, con la colaboración de la parroquia y del Ayuntamiento de Benavente. Dos proyectos que se inscriben en una tradición restauradora desde la intervención de Alejandro Ferrant en los años 30 del siglo XX y que han experimentado un considerable impulso en los últimos 25 años.

Cuando finalicen las obras de restauración solo quedará por intervenir en la capilla del Nazareno y en la torre. Es esta última, una de las partes del templo, acaso la más llamativa del edificio.
En la actualidad la torre presenta grandes desperfectos: el muro, construido en piedra toba muy erosionable, presenta abundantes signos de deterioro. Restauraciones de hace décadas, poco afortunadas, situaron sillares de material y color diferentes en la parte superior de uno de los contrafuertes torreros, junto al reloj actual, que contrasta burdamente con la fábrica primitiva. En los años sesenta del pasado siglo, la torre recibió un chapitel, que en modo alguno se ajusta a la forma y al estilo de la iglesia. Además, dicho chapitel está anclado con un entramado de hierro de varias toneladas que presiona la torre, al tiempo que distorsiona la imagen de la torre medieval. Asimismo, dado el material utilizado, pueden observarse deterioros en lugares como el arco ciego de la parte inferior – hacia el este- y en otros puntos de la fábrica.
Por todo ello hemos presentado ante esta Comisión la siguiente Propuesta de Resolución:

Las Cortes de Castilla y León instan a la Junta de Castilla y León a intervenir en la torre de la iglesia y completar la restauración del templo de Santa María del Azogue de Benavente, principal joya del patrimonio cultural de la ciudad y una de las referencias del románico de la cuenca del Duero. Para ello, en 2007 se redactará el proyecto de restauración de la torre, que se ejecutará con arreglo a los presupuestos de 2008.

SEGUNDO TURNO DE INTERVENCIÓN

Señoras y señores procuradores:

Todos somos conscientes que el patrimonio cultural es una de las señas de identidad de nuestra comunidad. Nosotros hemos acuñado desde hace varios años el término “marca de calidad” para los Bienes de Interés Cultural, término que nos agrada haya prendido y sea utilizado por los propios responsables de la Consejería de Cultura y Turismo. Este, sin duda, es un buen comienzo para empezar a ponernos de acuerdo en la necesidad de salvaguardar, conservar, promover y difundir una de nuestras “señas de identidad” como es el patrimonio cultural.
Mucho más si, nuestro patrimonio es uno de los pilares de esa “marca Castilla y León”, que se pretende, como anunciara el presidente Herrera, proyecto que contará con el apoyo del grupo socialista, como ya indicara nuestro portavoz, Ángel Villalba.
Pero la promoción de nuestro patrimonio debe cimentarse en una actuación continúa en el mismo. Por eso, la necesidad de intervenir en la torre de Santa María de Benavente. Con ello, y después, de las actuales restauraciones que se llevan a cabo en la cabecera, crucero y sacristía, se devolverá a la ciudad la imagen radiante de un edificio tan arraigado en Benavente como es la iglesia de Santa María, pieza destacada en el románico de la cuenca del Duero.
Las obras de restauración deben tener una continuidad, sobre todo en edificios emblemáticos y Santa María lo es. Los esfuerzos realizados por la propia parroquia –costeando de sus fondos, diversas obras de restauración, tanto interior como exterior-, junto con la colaboración del ayuntamiento y, sobre todo, de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León y de la propia Junta, bien merecen una feliz culminación, restaurando el elemento más destacado del edificio y, actualmente, deteriorado, como es la torre de Santa María.

Los BIC y la pérdida del patrimonio
Bien es cierto que la provincia de Zamora es la última en número de Bienes de Interés Cultural de Castilla y León, con tan sólo 110, lo que seguramente no se corresponde ni con su extensión territorial, ni con el potencial de sus valores históricos. Benavente, ya se ha dicho, aporta cinco de estos BIC.
La ciudad ha perdido en los últimos cincuenta años una parte importante de su patrimonio histórico. No es momento en esta intervención de enumerar las pérdidas irreversibles en conventos, ermitas y otras edificaciones singulares. Lo cierto es que la iglesia de Santa María, junto con los otros cuatro BIC ya mencionados y algún que otro edificio que tal vez merecerían esta consideración y protección, constituyen hoy los únicos valores patrimoniales de la ciudad. De ahí nuestra proposición y nuestra insistencia.
Para la ciudad y sus gentes, recuperar totalmente Santa María es una aspiración tan legítima como necesaria. Sobre todo cuando la ciudad lleva tiempo apostando por un turismo de calidad, por una oferta turística al amparo de la encrucijada de caminos; una ciudad por la que pasan a diarios miles de viajeros cuando surcan las modernas vías que unen Galicia y Portugal con Madrid, o Asturias y León con el sur peninsular a través de la Ruta de la Plata.
Además, téngase en cuenta que la ciudad está enclavada en plena Vía de la Plata y que es un punto de encuentro de los caminos jacobeos del Sur y del Levante peninsular, por los que surcan más a menudo viajeros y peregrinos.
Relanzar los caminos de Santiago requiere poner en alza el patrimonio cultural de las villas y lugares que atraviesa. Y Benavente es uno de estos lugares.
Por otro lado, la ciudad es también punto de partida de una ruta turística: la Ruta Arqueológica de los Valles de Benavente, con diversos monumentos y yacimientos arqueológicos que van desde la Prehistoria hasta la romanización.
Potenciar el patrimonio cultural es contribuir a poner las bases para potenciar la actividad turística. Y el turismo es necesario como complemento en la economía de la comarca de Benavente, un territorio que en los últimos años ha asistido a la pérdida de buena parte de su tejido industrial, con el cierre de dos empresas de honda implantación en la ciudad - la fábrica azucarera y más recientemente de una empresa textil-, lo que ha supuesto la pérdida de cerca de 300 puestos de trabajo.
Si me lo permite, le voy a dar un consejo, señor procurador (Sr. Domingo): no se arrogue méritos de otros. No incluya en la cifra que ha dado de la Junta en relación con Santa María lo que corresponde a la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, pues el coste de la restauración de la cabecera y crucero sale del esfuerzo de las Cajas de Ahorro de la región. Sé de lo que hablo: la propuesta de restauración fue realizada por el que les habla en el seno de la Comisión Ejecutiva de la Fundación del Patrimonio ,Histórico de Castilla y León, en calidad de patrono de la misma, el 23 de octubre de 2003 y el pleno de la Fundación aprobó la propuesta el 4 de abril de 2005, entregándose el proyecto básico el 3 de julio de 2005 y el de ejecución el 1 de marzo de 2006.
Por todo lo expuesto, es por lo que estimamos necesario que la Junta de Castilla y León intervenga en la restauración de la torre de Santa María, tanto por su estado, como por devolver al edificio una imagen digna. No es conveniente esperar más tiempo. Debemos aprender del tiempo; no debemos esperar a que haya un mayor deterioro para actuar. A veces, por tanto esperar, ocurren desprendimientos, como ha sucedido recientemente en la Colegiata de Toro. En Santa María del Azogue deberíamos tener la lección aprendida. Desde el año 1998 se venía avisando de desprendimientos de las yeserías en la sacristía. Tuvieron que sucederse algunos más, para que, finalmente la Junta de Castilla y León se decidiera a intervenir ocho años después. Han anunciado que van a votar en contra. Reconsideren su posición.
La torre de Santa María no puede esperar tanto.
Muchas gracias, señora presidenta.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal