El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

sábado, 1 de diciembre de 2007

Expedientes paralizados

LA JUNTA RECONOCE QUE TODAVÍA TIENE 173 BIC PENDIENTES DE RESOLUCIÓN
. Varios expedientes llevan un retraso de más de 20 años. Soria y Zamora, con 40 y 32, son las provincias con más BIC pendientes. Valladolid y Segovia, con 21; León con 20; Burgos con 17; Ávila con 11, Palencia con 5 y Salamanca con 5, completan la relación


La Junta de Castilla y León ha reconocido finalmente que tiene todavía 173 expedientes abiertos de incoación para ser declarados Bien de Interés Cultural, pendientes de resolución.
Así lo ha comunicado por escrito, la consejera de Cultura, María José Salgueiro, al portavoz socialista de Patrimonio en las Cortes de Castilla y León, José Ignacio Martín Benito, en respuesta a una pregunta parlamentaria. Martín Benito acaba de recibir la comunicación a través de la Mesa de las Cortes.
Las provincias de Soria y Zamora son las que más retraso en resolución de expedientes BIC acumulan, con 40 y 32 respectivamente. Les siguen Valladolid y Segovia con 21 cada una; León con 20; Burgos con 17; Ávila con 11, Palencia con 5 y Salamanca con 5, completan la relación.

El Partido Socialista ha venido denunciando reiteradamente el retraso en la Dirección General de Patrimonio de los expedientes BIC. La mayoría del Partido Popular rechazó en el último pleno de las Cortes una moción por la que el PSOE pedía a la Consejería de Cultura que agilizara la resolución de todos los expedientes incoados como Bien de Interés Cultural (BIC) e iniciara la apertura de otros nuevos.
El procurador socialista José Ignacio Martín Benito sostiene que “si los BIC constituyen una marca de calidad; si el presidente Herrera quiere asentar la marca Castilla y León sobre nuestro patrimonio, no podemos tener más de 170 expedientes BIC sin resolver -algunos desde hace décadas en las estanterías de la Dirección General. No podemos tampoco ocupar el “furgón de cola” de los BIC en España, siendo, por otro lado, una de las comunidades con mayor potencial, pero no con mayor reconocimiento oficial”.
Se da la circunstancia que muchos de estos expedientes llevan, en efecto más de 25 años sin que hayan sido resueltos.

A modo de ejemplo cabe señalar que el conjunto de Pedro Bernardo (Ávila) está pendiente de declaración desde 1977 y el castro abulense de la Mesa de Miranda y la necrópolis de La Osera, en Chamartín, desde 1980.
En Burgos, los eremitorios y necrópolis de Quintanar de la Sierra están pendientes desde 1974; también, los conjuntos históricos de Pineda de la Sierra, Sasamón y Briviesca, entre otras, están pendientes desde 1982 y 1983.
En la provincia de León, las villas de Sahagún, Molinaseca, Ponferrada, Bembibre o Santiago de Peñalba acumulan un retraso de más de treinta años.
En Palencia, las villas de Canduela y Cervera de Pisuerga tienen abiertos expedientes desde 1983.
En Salamanca, el BIC más antiguo pendiente de declaración es el Mercado de San Juan, desde 1986.
En Segovia, las casas de los Paños y de la Tierra, esperan desde 1979 y 1979, mientras que la iglesia parroquial de Tres Casas, desde 1980.
Soria, es la provincia con más BIC pendiente. A título de ejemplo, conviene recordar las atalayas de Rello, Caltojar, Nograles o Caracena, entre otras, incoadas en 1983.
La provincia de Valladolid, las iglesias de Hornillos y Castroponce esperan desde 1980 y 1983.
En Zamora, el convento de San Francisco, en la capital, tiene un expediente desde 1977, mientras que el puente de piedra de Toro espera desde 1979 y el convento de San Román del Valle desde 1983, entre otros.

El récord en Castilla y León lo tiene la villa de Madrigal de las Altas Torres, con un expediente pendiente desde 1963.

Esta situación pone de relieve el olvido del patrimonio, que ha caracterizado y caracteriza la política de la Junta de Castilla y León. Olvido, no sólo en los expedientes, sino también en una política de desamparo de muchos de estos BIC, que languidecen a pesar de la protección legal y que dibujan, cada vez, “el paisaje de la ruina, en nuestra comunidad”, concluye Martín Benito.

Fotos: Molinaseca (El Bierzo, León) y Torre de San Nicolás (Castroverde de Campos, Zamora).

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal