El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 13 de junio de 2010

Abandonados de la mano de Dios

LA LISTA ROJA AVISA DE 14 MONUMENTOS Y ENTORNOS NATURALES EN SEGOVIA AL BORDE DE LA RUINA TOTAL
César Blanco
El Norte de Castilla
El PSOE define como «fracaso» la gestión del patrimonio llevada a cabo por la Consejería de Cultura y Turismo.El Estatuto de Autonomía proclama al legado patrimonial como uno de los valores esenciales de la comunidad; pero un recorrido por algunos de los vestigios que a duras penas se conservan en pie en la provincia hacen pensar que tal pronunciamiento simplemente se queda en una somera declaración de intenciones. ¿Pecan los poderes públicos de falta de sensibilidad en la defensa de estos tesoros? ¿O se trata de una cuestión económica? ¿No hay dinero para su restauración y su mantenimiento? Lo cierto es que cada vez son más las voces que se alzan contra el deterioro del patrimonio y la decadencia de la gestión cultural de este legado artístico y arquitectónico que salpica el paisaje rural de estos lares. Uno de los críticos más feroces es el portavoz en las Cortes regionales del Partido Socialista (PSOE), José Ignacio Martín Benito. El representante habla de «fracaso» de la política seguida por la consejera María José Salgueiro. Acusa a la titular autonómica de caer en un «conformismo que se da de bruces con la cruda realidad de un patrimonio cultural en franco deterioro, paralelo a la despoblación que azota el mundo rural».
Ese panorama denunciado por el portavoz socialista tiene su reflejo en la conocida como Lista Roja del Patrimonio que elabora y actualiza periódicamente la Asociación Hispania Nostra. Son los monumentos y entornos naturales sobre los que pende la amenazante espada de la desaparición. Castilla y León suma y sigue en las sucesivas relaciones publicadas por este colectivo y se aúpa, para escarnio de la comunidad, a la primera posición nacional en la cantidad de bienes en estado de ruina y de abandono. Los últimos datos hablan de 123 ejemplares en la UVI, de los que catorce se localizan en Segovia. Son ermitas o iglesias dejadas de la mano de Dios, valga en este caso el tópico más oportuno que nunca.
Martín Benito lamenta el «despilfarro de los recursos públicos», un derroche que, según la queja del representante socialista en las Cortes autonómicas, contrasta cono el abandono y el «deterioro galopante de algunas iglesias segovianas, como la de San Millán, San Clemente o La Trinidad». Estas tres, precisamente, ni siquiera están recogidas por Hispania Nostra en su Lista Roja, por lo que se alarga la nómina de olvidos patrimoniales y de templos en ruinas que se enclavan en el vasto y disperso medio rural.

Informes «a ciegas»
Tampoco conviene olvidar que ese mal que aqueja a estos bienes, y que se llama abandono, en muchas ocasiones se ve agravado por la acción vandálica del hombre, que afea o destruye esta riqueza. Basten como ejemplo los ataques sufridos en forma de pintadas en algunos templos de la capital o las agresiones cometidas en los yacimientos arqueológicos de Domingo García.
Hace unos meses, el delegado territorial de la Junta en Segovia, Luciano Municio, ya salía al paso de la alarma suscitada por la Lista Roja de Patrimonio de Hispania Nostra. El representante autonómico en la provincia restaba credibilidad a este tipo de informes porque «suelen tener muchos errores». El problema, según argumentaba Luciano Municio, experto además en asuntos arqueológicos y relacionados con el patrimonio, es que estas listas «las elabora gente que, efectivamente, ha visitado los lugares que describe, pero no posee información ni sobre el inmueble que incluye en la lista ni sobre lo que la administración está haciendo para solucionarlo».
El delegado se queja de que quienes actualizan estas relaciones y dan la voz de alarma sobre la cantidad de bienes en riesgo de ruina y abandono «no nos han preguntado en ningún momento».
En esta defensa de la gestión patrimonial de la Junta, Luciano Municio cita, por ejemplo, la inclusión en la Lista Roja de Hispania Nostra del castillo de Sepúlveda, «que se encuentra bien conservado y en uso por parte del Ayuntamiento». En otros ejemplos, la Administración autonómica poco puede hacer porque se refieren a inmuebles de titularidad privada, como el convento de la Santísima Trinidad, en Cuéllar, o del monasterio de Nuestra Señora de la Sierra, en Collado Hermoso. Lo único que puede hacer la Junta es instar a los dueños a la conservación de los edificios.
Asimismo, el delegado recuerda que otros de los monumentos registrados en el catálogo del riesgo de Hispania Nostra no están protegidos ni declarados como Bienes de Interés Cultural (BIC). Además, precisaba Municio, «hay también ermitas en ruinas, pero en ruinas de cuatro piedras, que llevan abandonadas mucho tiempo y a las cuales es difícil dar una salida porque no poseen interés artístico alguno».

En rehabilitación
En otros vestigios que recopila la Lista Roja de Patrimonio, el Ejecutivo regional ya se ha puesto manos a la obra para acometer su restauración. Así lo reconoce también la asociación con la ermita de San Miguel, en Sacramenia, a la que también incorpora a la bolsa de monumentos sobre los que se ha iniciado un proceso de rehabilitación.
Luciano Municio confesaba que hay muchos otros bienes declarados de Interés Cultural (BIC) en Segovia que no se encuentran en la lista de catorce amenazados de ruina y que «tienen la misma o más necesidad de actuación». El delegado asegura que en ellos se trabaja, aunque «despacio porque los medios son limitados».
De vuelta a las carencias presupuestarias. Cierto es que todo el presupuesto de la comunidad resultaría insuficiente para atender las necesidades que conlleva la rehabilitación y mantenimiento de la ingente riqueza artística de los bienes, muchos de ellos eclesiásticos, de los que presume y saca pecho esta tierra, llegando a usar estos tesoros como reclamo turístico. Pero esa insuficiencia de fondos tampoco ha de ser un eximente, no llega a compensar que la Junta no esté aplicando el 1% cultural que contempla la Ley del Patrimonio vigente desde el año 2002.
Dos de los monumentos que la Lista Roja localiza en Segovia están en Sepúlveda. Por un lado, el ya citado castillo de Fernán González y la iglesia de San Millán. Hispania Nostra avisa de otros dos bienes amenazados en Cuéllar. Uno es el convento de la Santísima Trinidad y el otro es la última incorporación a la relación hecha en la provincia por la agrupación defensora del patrimonio: la Torre de Santa Marina. Asimismo, la nómina de Hispania Nostra incluye el ahora deteriorado monasterio de San Martín del Casuar, en Montejo de la Vega. Este priorato benedictino situado en el entorno de las Hoces del Riaza es Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento por un decreto de 1997. Pero de poco le ha servido, porque el deterioro continúa avanzando.
En Navares de las Cuevas se levanta el Palacio del Marqués de Revilla. Patrimonio Artístico de Interés Provincial desde junio de 1977, presenta un estado de abandono que el Ayuntamiento trata de paliar. Para ello, busca financiación que permita la rehabilitación de esta construcción del siglo XVII. A pesar de estar en ruinas, conserva su fachada y paredes herrerianas.
La ruina se cierne también sobre Palacio de los Marqueses de Aguilafuente, al que el olvido le ha llevado a un estado lamentable, aunque parte del edificio se ha convertido en casa rural.

Foto: Monasterio de Nuestra Señora de la Sierra. En Collado Hermoso. Tiene su origen a principios del siglo XII, en 1133, cuando Pedro de Agén, obispo de Segovia, permite la fundación benedictina. Propiedad privada. El riesgo es su deterioro y la amenaza de expolio. Un proyecto particular conservará las ruinas del antiguo monasterio.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal