El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 8 de diciembre de 2013

Mombuey

DESPRENDIMIENTOS EN LA TORRE TEMPLARIA


Araceli Saavedra

El párroco de Mombuey, Manuel Benavides, custodia desde hace un par de meses dos piezas ornamentales desprendidas de la Torre Templaría de Mombuey, reconocida como Monumento Nacional, a la espera de que algún responsable de la Consejería de Cultura se interese e intervenga para resolver los problemas detectados en el emblemático campanario.
El párroco dio traslado de lo ocurrido al Obispado de Astorga, en el mes de septiembre, como entidad titular del monumento. Desde entonces un capitel y un fragmento de columna reposan en al casa parroquial a buen recaudo y a la espera de volver a su sitio. El edificio levantado en la segunda mitad del siglo XIII de estilo tardorrománico es una de las construcciones más importantes de la comarca sanabrocarballesa, declarada monumento nacional en 1931.
Una mañana del pasado mes de septiembre el párroco se encontró las piedras tiradas en el suelo del recinto, afortunadamente sin que se partieran. Preocupado, decidió recogerlas de inmediato «por si a alguien se le ocurría llevárselas como recuerdo de la torre de Mombuey. ¡Menudo recuerdo!» exclama, y no es para menos por ser denominación de origen de Monumento Nacional. Los dos elementos pétreos forman parte de la arcada ornamental del segundo cuerpo de ventanales de la torre, del lado oeste. En concreto, se desprendieron un capitel y parte de una columna. Estos desprendimientos se suman a otros anteriores de los que hay constancia por la ausencia de las columnatas ornamentales de dos de los arcos de esta misma fachada. Manuel Benavides recordó que hace unos años se desprendió una de las cabezas labradas, que dan entidad y singularidad a este monumento, y que la reposición a su emplazamiento fue por especial interés del párroco, no porque se actuara desde la administración competente en este sentido, como se queja el responsable de la parroquia. Aprovechó que se estaban realizando otras obras para pedir a los albañiles que la colocaran en su lugar.
La caída de elementos ornamentales es solo parte de los problemas que han surgido en el monumento recientemente. En diversas partes del edificio se está desprendiendo el mortero que se aplicó para rejuntar los sillares de la construcción. Estas obras se realizaron en el verano de 2010 con un presupuesto de 49.999 euros para erradicar filtraciones y humedades. Las zonas donde es más evidente la erosión del mortero son la propia torre y el muro exterior oeste. Pequeñas grietas han surgido en diversos puntos de esta fachada, además de apreciarse una filtración de humedad en la parte superior de este paramento. Restos de las arenillas salpican toda la escalera de acceso al campanario y el perímetro de la torre. La parte de la escalinata es especialmente sensible a la humedad que se filtra al interior del templo de Santa María.
Otro problema es la presencia de vegetación en los vanos del cuerpo superior, colonizados por silvas que han proliferado considerablemente hasta descolgarse sobre el balcón del cuerpo superior de la torre. Las raíces de la vegetación también son un elemento que introduce humedad entre los sillares.
Una de las causas posibles de la entrada de humedades es el descubrimiento de la oquedad que el párroco y los expertos creen que es un aljibe para recoger agua en el primer cuerpo de la torre, y que estaría metiendo el agua de forma perjudicial. El aljibe estaba tapado y relleno con un piedra invertida y cemento, que en la remodelación de hace tres años fue retirado dejando al descubierto una piedra de forma cóncava. Este elemento constructivo debía de recoger agua de lluvia que entraba por las ventanas y resbalaba por el hueco interior de la torre hasta este pequeño depósito que a su vez se canalizara al interior.
Pese a ser uno de los monumentos más importantes de Zamora y más representativos de la arquitectura templaria de Castilla y León, la Torre de Mombuey permanece cerrada todo el año a las visitas turísticas por falta personal que pueda mostrar y explicar el templo. Este templo no se ha incluido en los convenios entre Junta y Obispado para promover su apertura a las visitas y revalorizar el patrimonio arquitectónico. La iglesia bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción conserva elementos como una Virgen románica y una pila bautismal del mismo periodo. Un cristo también románico y las tallas de Semana Santa, como un Cristo articulado guardado en su urna. «Mucha gente se marcha sin poder ver la iglesia» expresa el padre con un ápice de tristeza.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal