El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

lunes, 8 de octubre de 2007

Desprendimientos y abandono

EL PATRIMONIO DE CASTILLA Y LÉON EN EL PLENO DE LAS CORTES
Preguntan a la Consejera de Cultura por qué no se actúa a tiempo

En el pleno de las Cortes de Castilla y León del lunes 8 de octubre, el procurador socialista por la provincia de Zamora, José Ignacio Martín Benito, preguntó a la Consejera de Cultura y Turismo acerca de los desprendimientos en monumentos declarados BIC y del grave deterioro que sufre el patrimonio cultural de la Comunidad.

Martín Benito criticó la política de abandono de la Junta con respecto al patrimonio cultural de Castilla y León. Dijo el procurador que el último año lo llevamos de sobresalto en sobresalto y citó varios casos: la caída de una gárgola en la catedral de León, el desplome de una de las aras en San Miguel de Escalada, la fractura de una columna en Santiago de Peñalba, las goteras del artesonado de San Francisco en Villafranca del Bierzo, el deterioro progresivo del yacimiento romano de Tiermes, junto al derrumbe en varias iglesias sorianas, las grietas del atrio de La Trinidad en Segovia... el informe de Hispania Nostra, con cerca de 40 monumentos en su lista roja –la mayor de España. "Y ahora, en las últimas semanas, el desprendimiento de un bolo de la espadaña de la Colegiata de Toro", dijo, para preguntar si "¿Tiene que pasar una serie de desgracias para que la Junta comience a plantearse que es necesario actuar? "

Respecto a la Colegiata de Toro, Martín Benito recordó que la Consejería de Cultura conocía desde 2006 un informe de la Comisión Territorial de Patrimonio en el que se alertaba del “inquietante estado de conservación de gran parte de los motivos ornamentales del exterior”. "La Junta, conociendo el mal estado, no actuó. Espero que no se demore en hacerlo", indicó el procurador socialista y recordó también que desde hace siete años la Junta no interviene en el monumento, a pesar de contar con un Plan Director. Se da la circunstancia, además, que la Colegiata cuenta con un Plan. Criticó Martín Benito que, no sólo no ha intervenido, sino que, además, la Consejería se atribuye méritos que no le corresponden y recordó el folleto turístico “Restauramos y abrimos en verano”, donde se incluye la Colegiata, junto con otros monumentos de la ciudad, para aclarar que "ni la Junta ha restaurado nada en el monumento desde hace siete años, ni tampoco se encarga de su apertura".
Martín Benito aseguró que "así no se promociona ni se pone en valor el patrimonio cultural de Castilla y León". Y concluyó: "el patrimonio de Castilla y León se cae a jirones, se desmorona y se desploma, ante la atonía y ante la falta de pulso de sus responsables" e invitó a la Consejera a un cambio de política en su Departamento.
Por su parte, la Consejera de Cultura dijo no compartir la fundamentación de la pregunta y que "hay que hablar de forma global". En el caso de la Colegiata, se limitó a decir que una vez caído el bolo de la espadaña se personaron en Toro los técnicos de la Junta y que se hizo el informe correspondiente, en base a los cuales "se ponderarán los tiempos de intervención".

En conclusión, la Junta no contesta a la pregunta del PSOE de por qué no se interviene a su debido tiempo en los monumentos y con los recursos suficientes. Tampoco sabe qué hacer con la Colegiata, como tampoco sabe qué hacer con San Miguel de Escalada ni otros monumentos de la región.

José Ignacio Martín Benito

PRIMERA INTERVENCIÓN
Mi pregunta se justifica por los desprendimientos en monumentos declarados BIC –el penúltimo en la Colegiata de Toro- y por el grave deterioro que sufre el patrimonio histórico de Castilla y León y dice:



. ¿Por qué la Junta de Castilla y León no interviene a su tiempo y con los recursos suficientes, en la conservación del patrimonio cultural de nuestra comunidad autónoma?

SEGUNDA INTERVENCIÓN

Gracias, señor Presidente:
Señora Consejera:
El patrimonio cultural de Castilla y León no goza de buena salud. Desgraciadamente, son demasiadas las noticias que se suceden casi a diario sobre el estado de un monumento, cuando no del desprendimiento de alguna de sus partes. El último año lo llevamos de sobresalto en sobresalto: la caída de una gárgola en la catedral de León, el desplome de una de las aras en San Miguel de Escalada, la fractura de una columna en Santiago de Peñalba, las goteras del artesonado de San Francisco en Villafranca del Bierzo, el deterioro progresivo del yacimiento romano de Tiermes, junto al derrumbe en varias iglesias sorianas, las grietas del atrio de La Trinidad en Segovia... el informe de Hispania Nostra, con cerca de 40 monumentos en su lista roja –la mayor de España. Y ahora, en las últimas semanas, el desprendimiento de un bolo de la espadaña de la Colegiata de Toro.
¿Tiene que pasar una serie de desgracias para que la Junta comience a plantearse que es necesario actuar?
En el caso de la Colegiata de Toro, la Consejería de Cultura conocía desde 2006 un informe de la Comisión Territorial de Patrimonio en el que se alertaba del “inquietante estado de conservación de gran parte de los motivos ornamentales del exterior”. La Junta, conociendo el mal estado, no actuó. Espero que no se demore en hacerlo. Se da la circunstancia, además, que la Colegiata cuenta con un Plan Director desde el año 2000. Desde ese año, no se interviene en este monumento. No sólo no se ha intervenido, sino que encima, la Consejería se atribuye méritos que no le corresponden. En un reciente folleto turístico, editado por su Consejería, titulado “Restauramos y abrimos en verano” se incluye la Colegiata, junto con otros monumentos de la ciudad. Pues bien, ni la Junta ha restaurado nada en el monumento desde hace siete años, ni tampoco se encarga de su apertura.
El propio comisionado de patrimonio, señor Navarro Talegón, profesional de reconocido prestigio, ha declarado que “la Junta no se ha hecho eco de las necesidades”.
Siempre es mejor prevenir que curar. Lamentablemente, se acude cuando el monumento comienza a dar señales de alarma.
Permítame que le diga, señora Consejera, que así no se promociona ni se pone en valor el patrimonio cultural de Castilla y León. En su discurso de investidura, el presidente Herrera expuso la intención de acuñar la “marca Castilla y León” y cimentó dicha marca en el patrimonio cultural. Pero de seguir así con esta política, muy difícil lo vamos a tener.
El patrimonio de Castilla y León se cae a jirones, se desmorona y se desploma, ante la atonía y ante la falta de pulso de sus responsables. Es menester, pues, un cambio de política en su Departamento, señora Consejera.

Fotos: Gárgola de la catedral de León, ara de San Miguel de Escalada (León), yacimiento romano de Tiermes (Soria) y Colegiata de Toro.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal