El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 18 de noviembre de 2007

La destitución de José Navarro Talegón (16)

LA DEFENSA DEL PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO ZAMORANO
La Opinión de Zamora, 18 noviembre 2007
Editorial
La polémica destitución del que durante 28 años fue el comisionado de Patrimonio de la Administración regional en Zamora, el historiador toresano José Navarro Talegón, ha hecho correr durante la última semana ríos de tinta y ha dado pie a distintas interpretaciones sobre las causas del sorprendente e inesperado cese de una figura de enorme autoridad moral en el conocimiento y la salvaguardia del rico legado histórico-artístico que atesora esta provincia. Ninguna personalidad relevante del ámbito de la cultura provincial reúne tanta unanimidad a su favor como Navarro Talegón, un profesor íntegro y de prestigio, sin tacha, alejado de las veleidades del poder, no adscrito a siglas ni banderías, y por encima de todo absolutamente comprometido con el mantenimiento de los valores que la historia y el arte han diseminado durante siglos por el vasto territorio zamorano. Unos valores que en muchos casos presentan un franco deterioro y una necesidad de actuación urgente como la que con tanta vehemencia ha venido defendiendo durante los últimos años el hasta ahora comisionado de Patrimonio.

No es éste el lugar donde valorar la conveniencia o no de una decisión tan cuestionada en los principales foros culturales y artísticos zamoranos. La Junta alude a la extensa permanencia en el cargo y a la necesidad de nuevas caras en la comisión de Patrimonio para acompañar a los nuevos aires que soplan en la consejería de Cultura, de la que es titular María José Salgueiro, buena conocedora de Zamora por cuanto desempeñó durante los dos últimos años en nuestra ciudad el cargo de presidenta del Consejo Consultivo de Castilla y León. Ningún observador puede pasar, sin embargo, por alto que Navarro Talegón ha sido en ocasiones muy crítico con la política de restauraciones de la Administración regional en Zamora y con el olvido al que tenía sometido al patrimonio zamorano la anterior titular de la gestión de la Cultura autonómica, Silvia Clemente. Y que esas críticas se endurecieron al constatar el escaso apoyo que la Administración regional prestó a la magnífica muestra de arte sacro celebrada el pasado año en Toro, "Legados", en la que se expusieron, en cinco distintas sedes, convenientemente restauradas, 340 piezas religiosas recogidas en Toro y su alfoz. Navarro Talegón fue el comisario de esa muestra y tuvo casi que empeñar su patrimonio personal y el de la fundación que preside, la González Allende, para hacer frente a unos gastos que la Junta tardó demasiado tiempo en asumir. Así ocurrió que una interesante iniciativa cultural surgida con empeño desde la sociedad civil y que debió convertir durante un año a Toro en escaparate regional, pasó prácticamente desapercibida. El comisionado de Patrimonio quedó muy tocado por ese golpe, que le sumió en una enorme desconfianza hacia los gestores de la Cultura autonómica, que ahora le pasan factura por sus críticas.

El debate abierto por la sustitución de Navarro Talegón debe servir para reflexionar sobre la necesidad de contar en Zamora con personalidades comprometidas en el empeño de proteger, sin presiones y sin ataduras, el rico patrimonio histórico-artístico provincial. Nada se puede hacer ya por el extenso catálogo de edificios nobles de la provincia que durante las últimas décadas han ido desapareciendo, presas del abandono particular y de la desidia institucional en muchos casos, pero quedan en pie otras muchas construcciones históricas de gran interés sobre las que se puede y se debe actuar. No se trata de llevar a cabo actuaciones muy costosas ni complicadas pero sí lo suficientemente efectivas como para evitar graves situaciones de deterioro. En este aspecto es clave la tarea de la Comisión Territorial de Patrimonio, de sus integrantes y especialmente del comisionado, que ha de ser una persona conocedora de la monumentalidad histórica-artística de la provincia y dueña de una gran sensibilidad y de un enorme cariño hacia ese patrimonio digno de cuidarse y de protegerse con esmero.

Diseminadas por la provincia hay numerosas ruinas de enorme valor histórico y arquitectónico e inmuebles notables necesitados de una urgente labor restauradora. La relación es tan amplia como su deterioro. ¿Para cuándo la gran actuación tantas veces anunciada y nunca emprendida en Castrotorafe? ¿Para cuándo una inversión urgente en restaurar los elementos más deteriorados de la Colegiata de Toro, monumento capital por el que tanto ha luchado Navarro Talegón? Las administraciones públicas suelen ser cicateras con el patrimonio histórico y sólo invierten en él cuando se ejerce una fuerte presión social; y Zamora ha sido, junto con Soria, la provincia peor tratada de Castilla y León en restauración de patrimonio. La nueva consejera tiene ahora una oportunidad histórica de dar la vuelta a esa lamentable situación de igual forma que los nuevos componentes de la Comisión de Patrimonio y los ciudadanos en general tenemos la obligación de exigírselo.

Navarro Talegón ha sido sustituido por un joven profesor zamorano de la Universidad de Valladolid, Luis Vasallo Toranzo, profesional de prestigio al que habrá que desear suerte, dejarle trabajar con independencia y pedirle que defienda en la Comisión de Patrimonio los intereses de los valores histórico-artísticos de Zamora con el mismo empeño e idéntica dedicación que su antecesor en el cargo.

Artículos relacionados
- ¡Pim, pam, pum El talegonazo!, por Luis Miguel de Dios
- Tres tristes temas, por Juan Jesús Rodero

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal