El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 28 de septiembre de 2008

Castillo de Alba (5)

LA PUESTA EN VALOR DE LA FORTALEZA SE DEBATE ESTE LUNES EN LAS CORTES REGIONALES
El PSOE propone que se acometa un plan de limpieza de la vegetación y se consolidan las ruinas, que amenazan con desmoronarse

La Comisión de Cultura de las Cortes de Castilla y León debaten este lunes, 29 de septiembre, una proposición no de Ley, presentada por los procuradores socialistas zamoranos, que busca la limpieza, consolidación y puesta en valor del castillo de Alba (Losacino).
El portavoz de patrimonio del PSOE, José Ignacio Martín Benito, que será el encargado de defender la iniciativa considera que la fortificación “corre riesgo de perderse y de seguir sufriendo derrumbes si no se actúa a tiempo y se procede a la consolidación de las ruinas”.
De hecho, la acumulación de escombros de la fábrica del castillo es perceptible en varios puntos del recinto, tanto en la cerca como en una de las torres. Esta torre, la parte mejor conservada, fue utilizada como palomar, pero ha perdido la cubierta y su interior está lleno de escombros.
Así mismo, la vegetación se va adueñando del recinto y también del paramento, donde algunos árboles, están insertados en los propios muros, amenazan con reventarlos.
El castillo carece de señalización, tanto de indicadores en el acceso, como paneles informativos que expliquen la historia del lugar y del inmueble. No hay ningún sendero adaptado y acondicionado a las visitas para acceder a la fortaleza, sino que a esta se accede campo a través, a pesar de encontrarse cerca del caserío de la localidad de Castillo de Alba, perteneciente al ayuntamiento de Losacino (Zamora).
Una de las torres amenaza con venirse abajo y hundir los restos de su fábrica en el embalse del Esla, situado a los pies de la fortaleza.
Es preciso poner en valor el patrimonio cultural de la Tierra de Alba en particular, y de la provincia de Zamora, en general”, señala Martín Benito, quien apuesta por “la promoción de los valores patrimoniales como una política activa del desarrollo rural”.
La proposición no de Ley, que en su día presentó el PSOE (18 de enero 2008), venía motiva la llamada de atención realizada la Asociación para la Defensa del Paisaje “El Cigüeñal” en favor de la fortaleza. Este colectivo solicitó también de la Junta, la limpieza y consolidación de elementos de la muralla y la señalización del monumento.
Tras los escritos de la citada Asociación a la Junta de Castilla y León, La Ponencia Técnica de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León acordó solicitar en el Registro de la Propiedad el nombre del titular actual del Castillo de Alba de Aliste. El Servicio Territorial de Cultura y Turismo requirió al Ayuntamiento de Losacino la colocación de un cartel advirtiendo del peligro de acceso al recinto. Hasta la fecha (25 de septiembre de 2008) no hay cartel alguno, ni de señalización, explicación didáctica o de advertencia de peligro.


Lista roja
El Castillo de Alba ha sido incluido dentro de la lista roja del patrimonio español por Hispania Nostra. Con él, son nueve los monumentos de la provincia de Zamora que integran la lista de monumentos en peligro

Datos históricos
El Castillo de Alba es Bien de Interés Cultural, en virtud de la disposición segunda de la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español, que elevaba a la categoría de Bien de Interés Cultural los castillos españoles, conforme al Decreto de 22 de abril de 1949. El historiador granadino, Manuel Gómez Moreno, en su Catálogo Monumental de la provincia de Zamora (1927), recoge que Gómez Moreno señala que se trata de un castro renovado. En los siglos XII y XIII se documentan alcaides de la fortaleza. En la guerra entre León y Castilla, fue tomado en 1196 por las tropas castellanas de Alfonso VIII. A comienzos del siglo XIII pasó a manos del Temple; en él se hallaba refugiado el comendador de Alba de Aliste, Fray Gómez Pérez, cuando comenzó el proceso contra la Orden templaria. En 1443 fue donado por Juan II a Álvaro de Luna. En 1446 pasó a Enrique de Guzmán, a quien Enrique IV le concede el título de Alba de Aliste, quien lleva a cabo una serie de reformas en la fortaleza. En la Guerra de la Independencia de Portugal fue tomado por el ejército lusitano en 1640.El castillo se alza sobre un cerro bien pronunciado, accesible sólo desde la parte del mediodía. Su planta es irregular y su construcción de diferentes épocas (siglos XII y XV).

La noticia en la red:

El Norte de Castilla

La Opinión de Zamora

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal