El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

jueves, 26 de junio de 2008

En Valladolid

LA APARICIÓN DE NUEVOS RESTOS JUNTO A LA ANTIGUA DEJA EL APARCAMIENTO EN EL AIRE

Pablo Álvarez
El requerimiento de la Comisión Territorial de Patrimonio para realizar nuevas catas arqueológicas en el entorno de la iglesia de La Antigua con el objeto de conocer con exactitud cómo afectará la construcción del nuevo aparcamiento al subsuelo del entorno del templo ha sacado a la luz nuevos restos arqueológicos. El hallazgo de esta semana deja en el aire el futuro de la construcción del nuevo parking, que está condicionado al resultado del análisis que realicen los expertos del valor de los descubrimientos.
El Ayuntamiento aprobó en septiembre de 2007 el proyecto del nuevo aparcamiento presentado por Corsan Construcción para albergar 336 vehículos y 31 motocicletas en cuatro plantas. Sin embargo, nueve meses más tarde –ha pasado ya un año de la adjudicación– aún no han podido comenzar las obras debido a las trabas impuestas desde la Comisión Territorial de Patrimonio y las alegaciones presentadas por la Federación de Vecinos Antonio Machado, Ecologistas en Acción e Izquierda Unida.
Los nuevos restos encontrados se hallan justo donde el proyecto constructivo tiene prevista la entrada y salida al estacionamiento. Por este motivo, si los expertos de Patrimonio deciden que los hallazgos son importantes y merece la pena su mantenimiento en el lugar donde están actualmente, obligaría a retocar los planos y a replantearse las condiciones de la obra.
En un dictamen del 10 de enero, Patrimonio solicitó una intervención "encaminada a conocer la posible afección de la obra sobre el yacimiento arqueológico". Por este motivo, encargó la ejecución de dos nuevas catas al margen de las que se realizaron para incorporarlas al estudio del proyecto técnico. La resolución también insistía en que el material hallado se depositase en el Museo de Valladolid y daba un año de plazo para la conclusión de todos los estudios.
Una de las catas, la que está justo a los pies de la torre de La Antigua, muestra lo que pueden ser los muros de una antigua construcción y dados los antecedentes de las anteriores excavaciones podrían tratarse de un asentamiento romano. Los restos se pueden ver a penas a unos centímetros de profundidad de la superficie.
El martes aún no se había realizado la excavación en la segunda de las catas, la más próxima a la calle Arzobispo Gandásegui, en la zona ajardinada entre el pórtico principal de la iglesia y la plaza de Portugalete.
Los requisitos mínimos fijados por la Comisión de Patrimonio en sus resoluciones establecen que las excavaciones sean de al menos cinco metros de anchura, lo que permite tener una visión global del asentamiento.
Ya en el año 2006, la empresa Strato realizó un estudio arqueológico que se incorporó al proyecto constructivo en el que se ponía de manifiesto que los restos romanos encontrados estaban datados entre los siglos I y III después de Cristo y su estado de conservación era óptimo.
Una de las piezas más importantes fue lo que se denomina como hipocaustum, un sistema de calefacción que permitía repartir el calor bajo el suelo de la vivienda, muy similar a las glorias, se han empleado en muchas viviendas castellanas hasta bien entrado el siglo XX. Además, el estudio de Strato arrojó la aparición de piezas cerámicas y restos de antiguos enterramientos junto al templo.

Foto: Restos arqueológicos aparecidos a los pies de la torre de la iglesia de La Antigua a raíz de una cata ordenada por Patrimonio. (Foto: Montse Álvarez).

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal