El patrimonio de Castilla y León

Página dedicada al estado del patrimonio histórico y cultural de Castilla y León

domingo, 5 de octubre de 2008

Desprendimientos en León

EL PSOE EXIGE MEDIDAS A LA JUNTA PARA EVITAR EL DESPLOME DE MONUMENTOS

. Ha habido desprendimientos en la muralla, la Catedral, Escalada o San Lorenzo de Sahagún
. Los socialistas afirman que ha sido un «annus horribilis» para el Patrimonio leonés

Verónica Viñas
Decenas de monumentos de León se caen literalmente «a cachos». El PSOE exigirá mañana a la Junta que adopte medidas para frenar los continuos desprendimientos que se han detectado en muchos edificios históricos leoneses.
El desplome de piedras -algunas tan emblemáticas como un ara visigótica en San Miguel de Escalada- ha sido imparable en los últimos años, lo que pone en evidencia la desprotección del Patrimonio provincial. La muralla de León es un claro ejemplo de esta contumaz lluvia de piedras, que además de poner en peligro a los ciudadanos, va mermando lentamente la fortificación romana.

El procurador socialista José Ignacio Martín Benito preguntará mañana en el Pleno de las Cortes a la consejera de Cultura, María José Salgueiro, por las medidas preventivas que la Junta «tiene adoptadas» para evitar los desprendimientos en los monumentos del Patrimonio cultural de León. La pregunta viene motivada por los sucesivos derrumbes que se han producido en varios monumentos declarados Bien de Interés Cultural; un título que, a la vista del estado de ruina en que se encuentran muchos de ellos, no garantiza la protección de los edificios históricos. Martín Benito asegura que las provincias de León y Zamora han vivido un « annus horribilis», y recordó los casos de la muralla de León, de la iglesia de San Lorenzo de Sahagún de Campos, el desplome del bolardo de la Colegiata de Toro o de la muralla zamorana. Por ello, los socialistas reclaman a la Junta que realice «un trabajo de prevención de este tesoro».

En diciembre del 2006 el desplome de dos gárgolas de la Catedral de León, que se precipitaban al vacío en un intervalo de cinco días, desataba el escándalo. La Catedral, que llevaba años sin percibir un solo euro para restauraciones, se encontró de pronto con una «lluvia» de millones, con el fin de frenar el deterioro y, antes que nada, las críticas. Semanas después se desprendía un bloque de piedra de la colegiata de San Isidoro -ahora inmersa en un plan de restauración que financian a partes iguales la Junta y Caja Madrid por más de cuatro millones de euros-. El monasterio de San Esteban de Nogales es apenas un «fantasma», en el que es difícil encontrar los restos de uno de los mayores cenobios de España. Aquí el derrumbe de piedras y la rapiña continuada han sido implacables.

La maldición de las gárgolas
La aparición de fracturas y grietas en varias columnas del altar mayor de la iglesia mozárabe de Santiago de Peñalba hacían saltar todas las alarmas. La «maldición» que comenzó con las gárgolas de la Catedral de León parecía extenderse a otros monumentos de la provincia. Ciertamente, en los dos últimos años el ya delicado estado de conservación de muchos monumentos se ha agravado debido a la ausencia de inversiones o, peor aún, como consecuencia de rehabilitaciones que, a la larga, han resultado dañinas.

San Miguel de Escalada, donde sí ha habido inversiones, las obras de restauración y arqueológicas son más que discutibles. Hay un movimiento vecinal que está en contra de las actuaciones de la Junta en el monasterio de Escalada, considerado la joya del mozárabe. En varias páginas de Internet se critica que este edificio del siglo X, que sigue sin luz eléctrica, vaya a ser «tapado» si, finalmente, se consuma el plan de la Junta de colocar delante de la espléndida fachada porticada un kiosco de madera para recibir a los visitantes. También denuncian que no se ha encontrado una solución para las goteras y humedades y que los restos arqueológicos -una gran necrópolis y restos constructivos del cenobio original- en lugar de ser protegidos han sido «ocultados» bajo tierra.

León ostenta el triste récord de ser una de las provincias con mayor número de monumentos en la lista roja de Hispania Nostra. Pese a que la Junta habitualmente alega a su favor el ingente patrimonio histórico artístico que acumula Castilla y León, lo cierto es que muchos de ellos han acabado por ser irrecuperables tras décadas de espera. Monumentos que han resistido varios siglos podrían desaparecer en pocos años si la Junta y otras administraciones no los incluyen al menos en una lista de espera...

Foto: Derrumbes en la muralla de León (Leonoticias.com).

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal